Noticias

  • Karen Armstrong defiende el ecumenismo en un encuentro en la Biblioteca del Edificio Histórico

    17 de Octubre 2017

    La historiadora británica, galardonada con el Premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales 2017, aseguró que ve las religiones como "una forma de arte, cuando hemos tratado de convertirlas en una ciencia"

    El profesor Fernando Manzano escucha la intervención de Karen Armstrong.

    El tríptico "Las tres culturas", del artista José Luis Sánchez (Almansa, 1926), una serie de grabados dedicados a la Catedral de Toledo, la Sinagoga de Santa María la Blanca y la Mezquita de Bab Al Mardum, también toledanas, presidió esta mañana en la Biblioteca del Edificio Histórico, como símbolo, el Desayuno celebrado con la experta en la historia de las religiones Karen Armstrong, Premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales 2017 y firme defensora del diálogo cívico entre las distintas creencias. El rector, Santiago García Granda, señaló en su intervención que se trata de "un encuentro único desarrollado gracias a la cercanía y a la buena disposición de la Fundación Princesa de Asturias".

    La presencia de los grabados, que forman parte del patrimonio artístico de la Universidad, no fue casual, como explicó el profesor Fernando Manzano, conductor del acto junto a María Álvarez, directora de Área de Extensión Universitaria. Porque en torno a la convivencia entre culturas, y particularmente las tres religiones del Libro (Judaísmo, Cristianismo e Islam), giró el encuentro con la galardonada, quien aseguró ver la religión "como una forma de arte, cuando hemos tratado de convertirla en una ciencia. Un bebé aprende a tocar, a palpar las cosas, y los rituales religiosos contribuyen a crear la sensación de significado que no se puede definir a través de la lógica".

    Karen Armstrong (Wildmoor, Reino Unido, 1944) ofreció una defensa clara del ecumenismo entre las distintas religiones, centrado en los valores positivos que las unen, y alertó contra la tendencia actual a que "conforme más nos interrelacionamos, mayores son los guetos, a pesar de que la humanidad está más vinculada que nunca, afrontando retos similares. La convivencia entre diferentes religiones o razas siempre encuentra problemas".

    La autora señaló que estamos viviendo "un momento difícil porque el Estado ha perdido el monopolio de la violencia. Un coche se convierte en un arma, no hace falta un plan elaborado como en el 11S. El Estado ya no es capaz de controlar la violencia. Y no podemos achacarlo todo a la religión. Hemos de analizarlo con la cabeza muy fría y sin pasiones".

    En cuanto al surgimiento de dicha violencia, la experta en religiones comparadas mostró su convencimiento de que en el trasfondo puede encontrarse una equivocada "búsqueda de significado. Para no caer en la desesperanza, algunas personas sienten atracción por aquellas cosas que proporcionan un sentido y que provocan un sentimiento de exaltación", aseguró.

    Otro de los pilares de la exposición de Armstrong se refirió a la necesidad de "tener conciencia del dolor del otro", y de educar a las nuevas generaciones en dicha compasión y en la autocrítica. "La regla de oro de todas las religiones es superar el propio ego y no hacerles a los demás lo que no nos gustaría que nos hicieran". "A los más jóvenes hay que ayudarles a comprender lo que está ocurriendo hoy en día, por qué está ocurriendo. Hay que sentir orgullo del propio país, pero también ser críticos y ver en qué nos equivocamos", afirmó.


Buscar