template-browser-not-supported

Noticias

Naciones Unidas alienta una movilización general para combatir el calentamiento global

Patricia Espinosa, secretaria ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, Premio Princesa de Asturias de Cooperación Internacional, define en la Universidad el Acuerdo de París como una 'señal de esperanza en un mundo de conflictos'

El acuerdo de 190 países para combatir el calentamiento global no será suficiente sin la participación de sus poblaciones. Patricia Espinosa, secretaria ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, ha animado a los habitantes de todo el planeta a movilizarse para reducir la emisión de gases de efecto invernadero.

Patricia Espinosa, representante del organismo que ha logrado el Premio Princesa de Asturias de Cooperación Internacional, ha realizado estas declaraciones durante una conferencia que ha pronunciado en la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad de Oviedo. Espinosa ha sido recibida por Eugenia Suárez, vicerrectora de Acción Transversal y Cooperación con la Empresa, y ha participado en un coloquio con estudiantes y docentes moderado por el profesor José Alba Alonso.

La secretaria ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático ha impartido la conferencia titulada El Acuerdo de París: una agenda para la transformación. Patricia Espinosa ha definido este pacto como "una señal de esperanza en un mundo de conflictos".  La representante de la ONU ha recordado que el acuerdo alcanzado en la capital francesa era exigente porque tenía que cumplir, entre otras, dos condiciones. De un lado, ser suscrito por no menos de 55 países; y, de otro, porque estos países debían ser responsables de al menos el 55% de emisiones globales de gases de efecto invernadero. Espinosa se ha referido a al acuerdo como una "agenda para transformar el modelo de crecimiento y desarrollo".

La secretaria ejecutiva del organismo galardonado con el Premio Princesa de Asturias ha hecho hincapié sobre lo que, a su juicio, son tres pilares fundamentales del Acuerdo de París. Primero, el objetivo de controlar el aumento de la temperatura del planeta de forma que no supere los dos grados en la segunda mitad del siglo. Ha manifestado, en lo que ha denominado neutralidad climática, que en algún momento de esta segunda mitad las emisiones ocasionadas por los hombres deberían reducirse hasta el punto de poder ser absorbidas por la naturaleza.

Patricia Espinosa ha puesto algunos ejemplos sobre la urgencia de alcanzar este objetivo. Ha dicho que una subida de la temperatura superior al grado y medio podría conllevar la desaparición de dos tercios de la superficie habitable de las Islas Seychelles y que un incremento cercano a los dos grados provocaría en el caso de España nuevos episodios de sequías y olas de calor.

El segundo pilar en el que se ha detenido Patricia Espinosa ha sido el carácter de universalidad del Acuerdo de París. Ha recordado que fue suscrito por 190 Estados que elaboraron a su vez 190 planes para implementarlo. "La lucha contra el cambio climático no se opone al crecimiento económico, sino al contrario, puede potenciarlo", ha destacado.

El tercer aspecto que ha mencionado se refiere precisamente a la necesidad de extender el acuerdo más allá de los países firmantes. Ha señalado que el tratado de París afecta también a los gobiernos regionales, a las organizaciones no gubernamentales, a las empresas y, en su conjunto, a la sociedad civil, a la que ha animado a participar. "Más que un acuerdo de Estados es una agenda para transformar el futuro del planeta", ha asegurado. En esta agenda, ha concluido que las universidades están llamadas a desempeñar un papel clave.