Noticias

  • La Universidad de Oviedo celebra el Día de Santa Catalina de Alejandría

    26 de Noviembre 2021

    El rector preside la ceremonia de entrega de los premios fin de grado y mejor expediente académico a los egresados de la universidad asturiana | Villaverde califica a los estudiantes como "lo mejor de la universidad" y aboga por que el talento se quede o, al menos, retorne a la comunidad donde se han formado | El máximo responsable de la institución señala que la universidad necesita de las empresas para "ofrecer buenos puestos de trabajo, bien remunerados y con una buena perspectiva de crecimiento personal y laboral"

    Santa Catalina de Alejandría Premiados 2021
    Un mensaje alejado del lamento y la queja y cercano a la esperanza y a la apertura de un tiempo nuevo. Este ha sido el tono empleado hoy por el rector Ignacio Villaverde durante la celebración del solemne acto de Santa Catalina de Alejandría que ha tenido lugar en la sala general de la biblioteca y ha culminado con la entrega de los premios fin de grado y premio al mejor expediente académico de la Universidad de Oviedo Unicaja Banco, que ha recaído en el alumno de la rama de Artes y Humanidades Emilio Fernández Viejo.
     
    El rector ha comenzado su intervención haciendo hincapié precisamente en lo que no iba a ser su discurso. "No va a ser un lamento por nuestro presupuesto", ha recalcado. "La economía de una institución pública seria y responsable no se construye desde la queja", ha añadido. Para el rector, hoy más que nunca, la universidad debe demostrar su compromiso con Asturias y entender que hay otros entornos que necesitan ayuda para superar la pandemia. "Se acercan tiempos de sacrificios, orden y racionalización de nuestros recursos", ha destacado. También ha querido huir Ignacio Villaverde del tópico de una universidad en crisis e ineficiente. "La Universidad de Oviedo ni está en crisis ni es ineficiente. Somos una gran universidad, de las mejores y debemos sentirnos orgullos de esta institución y así debe percibirlo la sociedad asturiana", ha manifestado. 
     
    En estos tiempos en los que tanto se habla de relato, el rector ha dibujado un relato "lleno de esperanzas y expectativas, sostenido en un mundo real universitario, lleno de esfuerzo, saber y buen hacer". Ignacio Villaverde ha deseado durante su intervención que "la sociedad asturiana vuelva su vista a la universidad y conozca y aprecie el enorme y valiosísimo capital humano que le devolvemos". 
     
    El discurso del rector se ha focalizado en la Administración, las empresas, pero sobre todo en el estudiantado, al que ha definido como "lo mejor de la universidad". A los 64 estudiantes que han recibido hoy sus premios les ha pedido que se sientan orgullosos de haber llegado aquí. "No temáis al futuro, porque ese futuro será el que vosotros construyáis", les ha dicho.
     
    También les ha pedido que se sientan orgullosos de haber sido estudiantes de la Universidad de Oviedo y que mantengan siempre viva su identidad como universitarios porque "no solo se está en la universidad, se es universitario" y, para el rector, eso significa portar valores como "la honestidad, la responsabilidad, el sentido del deber, el espíritu de servicio, la entrega, la tenacidad y el compromiso".
     
    Ha explicado el rector que el estudiantado cuenta con el apoyo de los vicerrectorados de Estudiantes y Transferencia y Relaciones con la Empresa para que puedan dar el salto a la vida profesional. "Formamos universitarios para el mundo, pero qué bien nos haría que todo este talento se quedase o al menos retornase aquí", ha dicho. Para que ese deseo llegue a término, el rector ha citado la necesaria colaboración de la Administración y la empresa. Villaverde ha señalado que la universidad necesita de las empresas para "ofrecer buenos puestos de trabajo, bien remunerados y con una buena perspectiva de crecimiento personal y laboral". La Universidad –ha indicado—asume el resto de reconvertirse para mejorar su oferta formativa, "pero ese esfuerzo será baldío si la respuesta empresarial sigue siendo estrecha en su demanda".
     
    Dirigiéndose al consejero de Ciencia, Universidad e Innovación, Borja Sánchez, el máximo responsable de la institución académica le ha agradecido públicamente su compromiso, confianza y apoyo que, según el rector, está demostrando el consejero en la configuración del próximo presupuesto de la universidad en la elaboración del contrato-programa.  "Nos hemos empeñado en ser la cabeza tractora de la transformación de esta comunidad autónoma. Ha llegado un nuevo tiempo a esta universidad, con nuevos retos, un enfoque estratégico y renovadas ganas de hacer y crear", ha explicado. 
     
    El rector ha concluido con un mensaje alejado de las etiquetas y estereotipos. "No somos solo un servicio público de educación superior, somos una comunidad de conocimiento, que lo genera, lo transforma y lo transmite. No es la energía, es el conocimiento, lo que ni se destruye ni se agota. El conocimiento es la energía de este siglo. Y vosotros, premiados, sois ahora sus custodios".
     
    Conferencia magistral de la directora de ANECA
    La conferencia magistral de este año, titulada Hacia una academia de calidad con valor de futuro, ha corrido a cargo de Mercedes Siles Molina, directora de ANECA. En su intervención, se ha dirigido a los premiados a los que ha definido como "el valor del futuro, un futuro en el que reposan la confianza y la esperanza de que alcancéis altas cotas, como las que habéis logrado hoy".
     
    Para aquellos que continúen su carrera académica, les ha explicado que en algún momento se encontrarán con la Agencia Nacional de Evaluación y Calidad y Acreditación, una institución que ha definido como "transparente y cercana". La directora de la agencia ha recordado los valores y principios que guían su trabajo: el acompañamiento a las universidades, la modernización de los procesos, la transparencia de criterios, el impulso de una política comunicativa con proyección social, nacional e internacional y la introducción de criterios de igualdad, inclusión social e integridad en las evaluaciones y acreditaciones.
     
    Siles, que ha abordado en su intervención los cometidos de ANECA, ha destacado que la universidad "debe responder a las necesidades y expectativas de la sociedad a través de métodos flexibles de enseñanza y aprendizaje centrados en el estudiantado, de forma que se genere así confianza en la sociedad". "La misión de la universidad es ayudar a las personas a crecer de manera integral, ayudarlas a que adquieran conocimientos; en particular, serán los conocimientos y destrezas las que les ayudarán a integrarse en la sociedad. La universidad es rica en valores, que debe transmitir y que deben guiar nuestro camino", ha concluido.
     

    Imágenes:



Buscar