Noticias

  • El uso del móvil antes de dormir y la luz artificial durante el sueño pueden contribuir a un parto prematuro

    05 de Febrero 2021

    La investigación de la Universidad de Oviedo, desarrollada mediante inteligencia artificial, señala además el trabajo a turnos como otro factor de influencia

    De izquierda a derecha, en la fila superior: Elena Díaz Rodríguez, Susana Irene Díaz Rodríguez, Catalina Fernández-Plaza. En la fila inferior, Inés Abad, Ana Alonso y Celestino González.
    Una investigación de la Universidad de Oviedo ha demostrado que utilizar dispositivos electrónicos durante la noche, junto con un nivel de claridad elevado mientras se duerme, puede influir en el parto prematuro. Los resultados, aparecidos en la revista "Journal of Ambient Intelligence and Humanized Computing", revelan que la alteración de los ritmos biológicos provocada por estos factores tiene más peso para desencadenar un parto pretérmino que algunos de los ya clásicos como el índice de masa corporal. Asimismo, el personal investigador ha constatado que trabajar a turnos puede actuar como otro factor desencadenante. 
     
    El estudio ha sido liderado por Elena Díaz Rodríguez, del Área de Fisiología de la Universidad de Oviedo, Susana Irene Díaz Rodríguez, del Área de Ciencia de la Computación e Inteligencia Artificial y del Grupo de Investigación UNIMODE, y Catalina Fernández-Plaza, del Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), con la colaboración de Ana Alonso, Celestino González y Inés Abad, de la Universidad de Oviedo. Para la profesora Elena Díaz Rodríguez, "nuestro modelo señala hábitos que son claramente factores evitables y por tanto puede ser muy útil en la clínica obstétrica".
     
    La investigación ha analizado mediante inteligencia artificial -en concreto, aprendizaje automático- los casos de 380 embarazadas atendidas en el HUCA, de las cuales 157 finalmente tuvieron un parto prematuro y 223 a término. La novedad del trabajo radica en que, además de aspectos clásicos como el índice de masa corporal, la ganancia de peso, la ingestión de alcohol o si la madre es fumadora, se han abordado los hábitos relacionados con el sueño y la exposición a la luz. Así, se han tenido en cuenta la hora a la que la madre se despierta cada día de la semana, si utiliza dispositivos electrónicos después de apagar la luz, si tiene la luz o el televisor encendido en torno a la medianoche, el número de interrupciones del sueño durante la noche, las horas de sueño en días laborables y festivos, el nivel de luz mientras duerme o si trabaja a turnos. 

    Enlaces Relacionados:



Buscar