Noticias

  • UniVersos en el Día Mundial de la Poesía

    20 de Marzo 2021

    La Universidad de Oviedo se suma a la celebración con una selección de creaciones de poetas de la institución

    Día Mundial de la Poesía 2021.
    Cada 21 de marzo tiene lugar el Día Mundial de la Poesía y la Universidad de Oviedo se suma a la celebración con una selección de creaciones de poetas de la institución. Algunas de las obras han sido elegidas por sus autores y autoras. Y otras, han sido seleccionadas por miembros de la institución académica. Además, la Universidad anima a todo aquel quiera compartir sus versos a hacerlo a través de las redes sociales con el hashtag #UniVersosUniOvi.
     
    El rector de la Universidad de Oviedo, Ignacio Villaverde, ha seleccionado "De los caballos", un poema en asturiano de Taresa Lorences, profesora del Departamento de Filología Española. 
     

    Amo de las tierras
    la parte alta ya las nubes
    buscando cielos intanxibles.
    Amo esa l.l.uz purísima del branu,
    d'ande nacen las sombras.
    Febreiru licuándose en mofu
    nos caminos. La nieve
    qu'adormez las siendas.
    De los homes, l'esfoutu
    en volver a construyilas,
    de los caballos,
    la quelina al vientu.

     

    Carmen Adams, vicerrectora de Extensión Universitaria y Proyección Cultural, ha seleccionado "Escribir el miedo es escribir", de Olvido García Valdés, licenciada en Filología Románica por la Universidad de Oviedo y Premio Nacional de Poesía en 2007.

    Escribir el miedo es escribir
    despacio, con letra
    pequeña y líneas separadas,
    describir lo próximo, los humores,
    la próxima inocencia
    de lo vivo, las familiares
    dependencias carnosas, la piel
    sonrosada, sanguínea, las venas,
    venillas, capilares.

     

    El director de Área de Proyección Cultural de la Universidad, José Antonio Vega, se queda con "Eruditos en campus", que se puede ver en la imagen que acompaña a estas líneas, obra de Ángel González.

    Son los que son.

    Apacibles, pacientes, divagando
    en pequeños rebaños
    por el recinto ajardinado,

    vedlos.

    O mejor, escuchadlos:

    mugen difusa ciencia,
    comen hojas de Plinio
    y de lechuga,
    devoran hamburguesas,
    textos griegos,
    diminutos textículos en sánscrito,
    y luego
    fertilizan la tierra
    con clásicos detritus:
    alma mater.

    Si eructan,
    un erudito dictum
    perfuma el campus de sabiduría.

    Si, silentes, meditan,
    raudos, indescifrables silogismos,
    iluminando un universo puro,
    recorren sus neuronas fatigadas.
    Buscan
    -la mirada perdida en el futuro-
    respuesta a los enigmas
    eternos:

    ¿Qué salario tendré dentro de un año?
    ¿Es jueves hoy?

     ¿Cuánto
    tardará en derretirse tanta nieve?

     

    También de Ángel González es "A la poesía", el poema elegido por Araceli Iravedra, directora de la Cátedra Ángel González de la Universidad de Oviedo.

    Ya se dijeron las cosas más oscuras. 
    También las más brillantes.
    Ya se enlazaron las palabras como
    cabellos, seda y oro en una misma trenza
    –adorno de tu espalda transparente–.
    Ahora,
    tan bella como estás,
    recién peinada,
    quiero tomar de ti lo que más amo.
    Quiero tomarte
    –aunque soy viejo y pobre–
    no el oro ni la seda:
    tan solo el simple, el fresco, el puro
    (apasionadamente), el perfumado,
    el leve (airadamente), el suave pelo.
    Y sacarte a las calles,
    despeinada,
    ondulando en el viento
    –libre, suelto, a su aire–
    tu cabello sombrío
    como una larga y negra carcajada.
     
     
    Rodrigo Olay, del Departamento de Filología Española de la Universidad de Oviedo, comparte su "Fin de curso".
     

    Mediodía en el campus.

    A la sombra ligera de una morera blanca
    estudian en el césped unos jóvenes.

    Sus apuntes cultivan, minuciosos,
    retículas de nieve sobre el verde caliente,
    y en sus gafas oscuras
    brilla la claridad de los que ven más lejos.

    Se tumban. Boca arriba,
    sus cristales devuelven el azul que contemplan
    con un lago minúsculo en los ojos.

    Si se sientan en corro, son un collar veloz.

    La luz que se derrama desde el cielo de junio
    se enreda entre las hojas del moral
    y arroja en la penumbra
    un breve enjambre de monedas de oro
    que en sus pieles joviales
    imprime tatuaje incandescencia.

    El tiempo no transcurre
    porque no les importa.

    De sus labios,

    a menudo, flexibles brotan viejas palabras
    que áridos eruditos
    en noches pensativas concibieron
    como crece un amor.

    Sonrientes, concentrados, en el prado
    la primavera última es su reino
    porque es el tiempo de la intensidad
    y, solo así, de los estudios nobles.

    Comienza a hacerse frío
    su cobijo de hierba.

    Y, sin embargo,

    no importa que la noche se aproxime
    porque más duradera es la lección
    de su estudio salvaje.

    Junto al sol, bajo un árbol, rodeados
    de amigos y de libros, unos jóvenes
    saben alegre la sabiduría.

     

    Ignacio González del Rey, del Departamento de Derecho Privado de la Universidad de Oviedo, nos deja esta obra suya:

    Cuando el tiempo se lleve 
    los residuos de mí, 
    la pequeña memoria 
    que a la vejez escapa. 
     
    ¿Qué será de nosotros, 
    cuando nada haya sido? 
     
    Cuando el olvido niegue 
    la densidad de las horas, 
    la unidad de lo amado 
    será lo que nos quede. 
     
     

    Xaime Martínez Menéndez, del Departamento de Filología Española, comparte su  "Interpretación cabalística d'un versu del cantar de los cantares".

    Fuxe de min, amada, tal corza pelos montes,
    Ye dicir,
    Fuxe de min a reblinquinos, señor mía (y del pueblu d'Israel)
    Mirándome a los güeyos de cyborg y doliosa,
    O sía,
    Fuxe de min como fuxisti la nueche aquella na qu'entrambos
    Dos sospechamos ún del otru y escapemos 
    Dica'l mesmu llugar y pesie a too nunca mos alcontremos,
    Esto ye,
    Fuxe de min pa escontra min,
    Pues somos nós les rexes de la cárcel
    Y la madre amurniada
    Y l'asesín confesu de 32 muyeres
    (Y, evidentemente, les 32 muyeres
    O, a lo menos,
    Eso interpreto yo).
     


Buscar