Investigación, innovación y empresa

Una de las tres prioridades que Europa se ha marcado en su Estrategia 2020, es la consecución de un crecimiento inteligente. El crecimiento inteligente significa la consolidación del conocimiento y la innovación como impulsores de nuestro crecimiento futuro.

Las universidades, además de mejorar la calidad de nuestra educación, contribuyen, a través de la investigación y la transferencia de conocimiento, a impulsar el crecimiento económico, crear empleos de calidad y garantizar la competitividad de las regiones en una economía cada vez más global.

Una forma de conseguir que la investigación académica genere crecimiento es promover que las ideas innovadoras puedan convertirse en nuevos productos y servicios que respondan a las necesidades empresariales y sociales. Para ello, un factor clave es la colaboración estratégica y la transferencia de conocimiento entre universidades y empresas.

El nuevo Espacio Europeo de Educación Superior abre nuevas expectativas a la colaboración entre universidad y empresa, tanto en el ámbito docente como en el investigador, permitiendo la incorporación de líneas de investigación en el ámbito universitario impulsadas desde el sector empresarial.

La existencia de líneas de investigación de interés empresarial una de las prioridades de la Universidad de Oviedo dentro del proyecto de Campus de Excelencia Internacional. Para ello la institución universitaria apoya acciones que den lugar a la solicitud conjunta de proyectos europeos, nacionales y regionales, y se incentiva la contratación de proyectos de investigación que permitan abordar, con un enfoque de investigación aplicada, problemas tecnológicos del mundo empresarial.