Undergraduate Degrees

Oferta 2016/2017

  • Degree in Medicine

    Access and Career Opportunities

    Profile of the New Student
    • Recommended High School modalities with the PAU examination passed: Health Sciences.
    • Higher Grade formative cycle: Any related to Health Sciences and Healthcare.
    • Access examination for people Older than 25, 40 or 45.
    • University degree.

    The profile of the student of the Degree in Medicine is that of a person interested in Biology and healthcare, wanting to materialize their commitment to community service, intellectual curiosity and scientific reasoning, as well as having the necessary fine motor skills needed to handle instruments with precision. They should also manifest a capacity for listening and understanding their interlocutors, and they should be able to adapt to the context and the changes required by healthcare, illnesses, sciences and society and be concerned with achieving a high standard of quality. Knowledge of the subjects of Health Sciences, Physics and English will be positively evaluated.

    Professional Opportunities

    Perfiles profesionales:

    • Sanidad pública o privada: 49 posibles especialidades médicas a través del sistema MIR.
    • Docencia Universitaria y Docencia no Universitaria.
    • Equipos de investigación en Universidades o unidades específicas de investigación: IUOPA, el CSIC, el Instituto Carlos III, etc.
    • Administración Pública: Cuerpo Nacional de Médicos Forenses, incorporación a la Sanidad Militar o concurso para Médicos de Centros Penitenciarios.

    Characteristics of the Center

    Premises and Services

    Apart from the classrooms and the administrative services, the Faculty has computer rooms, demonstration rooms, a library, laboratories, a reading room, a conference hall, a Graduate Hall, lockers, Wi-Fi, canteen, etc.

    Mobility and International Relations

    The Faculty currently has agreements with universities in Greece, Italy, Portugal, Finland and the United Kingdom for ERASMUS mobility. Moreover, it has agreements with most of the Spanish universities for SICUE mobility.

    Internships, Employment and Tutorial Action Plan

    The students of the Degree in Medicine of the University of Oviedo will have external internships at the university hospital, public hospitals and health centers of the Principality of Asturias.

    Further information

    Justification of the Degree

    Los profesionales que se formen bajo el esquema que se propone en este Título de Grado en Medicina tienen como razón de ser su papel en la consecución de lo establecido en el Título I, artículo 43, de la Constitución Española vigente desde 1978, en la que se establece:

    1. Se reconoce el derecho a la protección de la salud. 2. Compete a los poderes públicos organizar y tutelar la salud pública a través de medidas preventivas y de las prestaciones y servicios necesarios. La Ley establecerá los derechos y deberes de todos al respecto. 3. Los poderes públicos fomentarán la educación sanitaria, la educación física y el deporte. Asimismo facilitarán la adecuada utilización del ocio".

    A su vez, la Unión Europea establecía en 1975 que:

    1. la formación básica de un médico […] impartida en una universidad o bajo el control de una universidad"

    Posteriormente, la Unión Europea vuelve a ocuparse de la profesión de médico en la Directiva 2005/36/CE, artículo 3, en que se hace constar:

    1. A efectos de la presente Directiva, se entenderá por: a) «profesión regulada», la actividad o conjunto de actividades profesionales cuyo acceso, ejercicio o una de las modalidades de ejercicio están subordinados de manera directa o indirecta, en virtud de disposiciones legales, reglamentarias o administrativas, a la posesión de determinadas cualificaciones profesionales; en particular, se considerará modalidad de ejercicio el empleo de un título profesional limitado por disposiciones legales, reglamentarias o administrativas a quien posea una determinada cualificación profesional….

    Y en el artículo 24 de la aludida directiva comunitaria se describe la formación graduada en los siguientes términos:

    Formación básica de médico

    1. La admisión a la formación básica de médico implicará la posesión de un título o certificado que permita el acceso, para la realización de esos estudios, a los centros universitarios.
    2. La formación básica de médico comprenderá, en total, por lo menos seis años de estudios o 5.500 horas de enseñanza teórica y práctica impartidas en una universidad o bajo el control de una universidad. Para las personas que hayan iniciado sus estudios antes del 1 de enero de 1972, la formación a la que se refiere el primer párrafo podrá incluir una formación práctica de nivel universitario de seis meses, realizada a tiempo completo bajo el control de las autoridades competentes.
    3. La formación básica de médico garantizará que el interesado ha adquirido los siguientes conocimientos y competencias:
      1. un conocimiento adecuado de las ciencias en las que se basa la medicina, así como una buena comprensión de los métodos científicos, incluidos los principios de medida de las funciones biológicas, de evaluación de hechos científicamente demostrados y de análisis de datos;
      2. un conocimiento adecuado de la estructura, de las funciones y del comportamiento de los seres humanos, sanos y enfermos, así como de las relaciones entre el estado de salud del ser humano y su entorno físico y social;
      3. un conocimiento adecuado de las materias y de las prácticas clínicas que le proporcione una visión coherente de las enfermedades mentales y físicas, de la medicina en sus aspectos preventivo, diagnóstico y terapéutico, así como de la reproducción humana;
      4. una experiencia clínica adecuada adquirida en hospitales bajo la oportuna supervisión.

    Por tanto, es posible asegurar la oportunidad, desde el punto de vista académico, de la formación universitaria de los estudios de medicina y hacer una propuesta es este sentido desde la Universidad de Oviedo que lleva 40 años impartiendo una licenciatura en medicina.

    Por otra parte, el RD 1393 / 2007 que establece la estructura de los nuevos Grados y que es completada por la Orden ECI /332/2008 de 13 de febrero, que establece las competencias que debe alcanzar un graduado en medicina deja fuera de discusión el ámbito en el que debe realizarse la formación médica de grado.

    Aunque existen diferencias, a veces sustanciales entre las universidades europeas, esas diferencias se producen fundamentalmente en los aspectos relacionados con la organización y estructuración de los estudios y no en lo que se refiere a los objetivos. Esto se explica, en gran medida, por la existencia de las directivas europeas antes citadas y a la influencia mutua entre universidades de distintos países, fruto de los intercambios de alumnos y profesores en los últimos 20 años.

    Desde un punto de vista social, cabe analizar en primer lugar la conveniencia de disponer de profesionales debidamente formados que hagan funcionar el Sistema Nacional de Salud, haciendo posible el cumplimiento de lo establecido en el citado artículo 43 de la Constitución.

    Pues bien, en este sentido, en la Comunidad Autónoma del Principado de Asturias trabajan 2.938 médicos en la Red Asistencial de titularidad pública o al servicio de la misma lo que determina una relación de 163,7 médicos por cada 100.000 habitantes, tasa que está por encima de la española (135,4/100.000). Un estudio reciente de la Consejería de Salud y Servicios Sanitarios del Principado de Asturias, sobre necesidades de médicos en el ámbito de sus competencias ha puesto de manifiesto los datos recogidos en la tabla siguiente:

    Datos sobre la formación y necesidades de personal médico en Servicio de Salud del Principado de Asturias

    Período

    Nuevos ingresos en la Facultad

    Licenciados de la Facultad2

    Médicos jubilados o previstos

    1995-2000

    628

    790

     

    2001-2006

    630

    703

     

    2007-20111

    625

     

    315

    2012-2016

     

     

    450

    1. Suponiendo una frecuencia de ingreso constante de 130 alumnos/año, cada año.
    2. Estas cifras son superiores porque incluyen alumnos incorporados durante cursos superiores y alumnos provenientes de promociones anteriores mucho más numerosas.

    Como muestra la tabla anterior, las estimaciones que se hacen de jubilaciones para el período 2007-2016 tiene que cubrirse, siempre en la hipótesis (improbable) de que sólo se hiciera con médicos formados en esta Facultad, con los alumnos que iniciaron sus estudios después del año 1995, en un escenario en el que la carrera dura 6 años y el período de formación (aunque variable según especialidades) es de otros 6 años. Los datos aquí manejados ponen de manifiesto que las cifras de esta Universidad permiten dar respuestas a las demandas previsibles en la Comunidad Autónoma y colaborarán a cubrir las necesidades de España aportando casi la mitad de los graduados a la bolsa común de médicos. Por tanto, el número de alumnos que se propone admitir cada año es, por imperativo legal, ligeramente superior a las necesidades. De esta forma se pretende contribuir a satisfacer las necesidades establecidas por el Gobierno del Estado. En todo caso, la red asistencial de Asturias puede, para la formación de estos médicos, asumir sin grandes tensiones el número de alumnos previstos e incluso algunos más manteniendo un buen nivel de formación práctica, ya que el número de camas por 1.000 habitantes es de 3,3 y todas están disponibles para la formación de alumnos de la Universidad Pública que no ha de competir con alumnos de centros privados.

    Por otra parte, no es desdeñable la demada de plazas para cursar estos estudio en la Universidad de Oviedo, en la que las solicitudes para iniciar la licenciatura de Medicina han ido en aumento de forma muy importante en los últimos años, como puede observarse en la tabla siguiente:

    DEMANDA DE PLAZAS PARA INICIAR ESTUDIOS DE MEDICINA, CURSOS 2005/2006 a 2009/2010

    Año académico

    Preinscritos

    1ª opción

    Número de alumnos admitidos

    Nota de corte P.A.U.

    2005/2006

    550

    102

    8,30

    2006/2007

    838

    109

    8,50

    2007/2008

    1.104

    125

    8,60

    2008/2009

    1.237

    129

    8,70

    2009/2010

    1.471

    130

    8,90

    Breve reseña histórica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Oviedo

    Esta Facultad de Medicina se encuentra integrada en una Universidad, la Universidad de Oviedo, que fue inaugurada solemnemente el 21 de septiembre de 1608, festividad de San Mateo, a tenor de lo estipulado en el testamento y codicilos de D. Fernando de Valdés Salas, fechados en Madrid en los años 1566 y 1568. Este prelado asturiano, cercano a la monarquía de Carlos I y de Felipe II, ocupó cargos de suma importancia en

    La Bula de erección, concedida por el por el papa Gregorio XIII en 1574, otorgó carta de legalidad a la naciente institución, mientras que el reconocimiento real llegó de la mano del monarca Felipe III en 1604. Los estudios se iniciaron con la facultad menor de Artes y las tres mayores de Cánones, Leyes y Teología.

    Las normas para el funcionamiento de las Escuelas fueron entregadas por los albaceas testamentarios y estaban contenidas en los denominados "Estatutos Viejos", rigiendo para casos omisos las normas de la universidad salmantina vigentes entonces. La primera etapa de la institución se caracterizó por el afianzamiento de las enseñanzas, organización académica y penurias económicas que apenas permitieron la supervivencia universitaria.

    El siglo XVIII fue la centuria de las renovaciones. Entre otras cabe destacar la reforma a la que fueron sometidas las universidades, cuyo fruto fue el Plan de 1774, otorgado a la de Oviedo de la mano del entonces Fiscal del Supremo Consejo de Castilla, D. Pedro Rodríguez Campomanes. A finales de este siglo se establecen, por primera vez los estudios de medicina en esta Universidad

    Con la invasión francesa el Edificio Histórico fue ocupado por las tropas napoleónicas y se suspendieron los estudios que fueron retomados en el año 1812.

    Uno de los acontecimientos más importantes gestados en el seno de la institución asturiana a fines del siglo XIX fue la creación de la Extensión Universitaria, fruto de la tarea de un grupo de profesores seguidores de las ideas krausistas y de la Institución Libre de Enseñanza que creían en la capacidad de la educación para regenerar la sociedad.

    A partir de la segunda mitad de la década de 1950 el crecimiento universitario es especialmente significativo, y se configura el campus del Cristo que arranca con la construcción de la Facultad de Medicina refundada en 1968, comenzando su actividad en el curso académico 1969-70 con el Profesor D. Antonio Pérez Casas como Decano Comisario.

    Actualmente se imparten en el centro tres licenciaturas: la de Medicina (de ciclo largo), Odontología (de ciclo largo) y la de Bioquímica (de segundo ciclo). Para las enseñanzas prácticas clínicas se dispone del Hospital Universitario Central de Asturias, Hospital Monte Naranco y de varios centros de salud en la ciudad de Oviedo. Los hospitales y centros de salud asociados junto con otras instituciones sanitarias colaboran además en la impartición de enseñanza práctica complementaria (créditos por equivalencia, etc.).

    En la Facultad de Medicina tienen su sede los departamentos de Morfología y Biología Celular, Biología Funcional, Medicina, y Cirugía y Especialidades Médico-Quirúrgicas. En edificios próximos tienen su sede el departamento de Bioquímica y la Clínica Universitaria de Odontología.

    La Facultad dispone, además de aulas, laboratorios y servicios administrativos, de servicios complementarios como biblioteca, aula informática, cafetería-comedor, fotocopias, etc.. En íntima vecindad está instalado el animalario que es compartido funcionalmente con las instituciones sanitarias y que en el año 2007 ha sido remodelado completamente y se le ha dotado de un nuevo edificio para adaptarse a las nuevas necesidades y a la legislación vigente.

    INTERÉS CIENTÍFICO DEL GRADO DE MEDICINA

    Una serie de datos deben animarnos a la formación de médicos con sólida preparación científica fundamental y clínica. Son los siguientes:

    1. La Fundación COTET refleja en sus últimos informes la necesidad de que los empresarios inviertan en investigación, lo que sin duda aumentará la demanda empresarial de doctores.
    2. Europa debe incrementar en 700.000 el número de doctores como consecuencia del compromiso de dedicar el 3% del PIB a investigación.
    3. Conseguir incrementar la masa crítica en ciencia sigue siendo una característica de las convocatorias de proyectos de investigación en nuestro país lo que supone el reconocimiento implícito tanto a la labor formativa de los mismos como a la necesidad de doctores involucrados en el desarrollo científico de áreas temáticas de interés prioritario.
    4. España es el octavo país del mundo en producción de ciencia, con un crecimiento notable en los últimos 20 años. Este crecimiento es comparativamente mayor en Ciencias de la Salud y en Ciencias Experimentales que en otras Áreas Temáticas. Sin embargo, el desarrollo alcanzado por las ciencias básicas en el campo de la biomedicina no ha tenido el correlato clínico deseable. En consecuencia, hemos de incidir en formar doctores que realicen investigación clínica y una forma de abordar el problema puede ser proponiendo acciones conjuntas con los investigadores básicos, convencidos del mutuo aprovechamiento. Para ello es adecuado un grado como el de medicina en el que concurren conocimientos fundamentales y aplicados a la clínica con profesorado –en nuestro caso- con formación adecuada en ambos campos.
    5. En el caso de la investigación biomédica, España ha logrado reunir una serie de centros que dedican sus esfuerzos de investigación a este campo, como el Centro Nacional de Investigación en Cáncer, el Centro Nacional de Investigación Cardiovascular, Centros autonómicos de investigación, así como redes temáticas y CIBER que han marcado un punto de inflexión en la política científica de nuestro país.

    La necesidad de investigadores en Ciencias y en Ciencias de la Salud.

    Las tendencias actuales en cuanto a la formación preuniversitaria así como en la graduación universitaria dibujan un mapa preocupante. Las preferencias formativas de los alumnos se orientan hacia titulaciones de Ciencias Sociales con un decremento significativo y continuado de las tradicionales titulaciones de Ciencias. Así, en el curso 2003-2004, sólo el 7% de los universitarios españoles estaba matriculado en ciencias experimentales mientras que el 48% lo estaban en titulaciones de Ciencias Sociales y el 8.7 en Ciencias de la Salud (Elías, C.- La razón estrangulada. La crisis de la ciencia en la sociedad contemporánea. Debate, Barcelona, 2008, p.53). Si tenemos en cuenta estos números, la tasa de empleabilidad de los titulados en Ciencias de la Salud y otras titulaciones de Ciencias, parece difícil conseguir el incremento de 5.000 científicos senior en una legislatura como ha declarado recientemente el Presidente del Gobierno español o alcanzar el objetivo ideal, según algunos estudios (Ortega V.- Organización de grados y postgrados: Metodología y Contenidos. Universidad Politécnica de Madrid, 2004) de que un 30% del total de alumnos universitarios sean de postgrado y un 10% de programas de doctorado. Y, a mayor abundamiento, si tenemos en cuenta que la sociedad occidental está montada sobre una base científico-tecnológica, a menos que se desarrolle adecuadamente el postgrado nuestra dependencia de los actuales países emergentes se acentuará.

    Demanda de científicos con formación en Ciencias de la Salud

    Cada vez es mayor la demanda de este tipo de perfiles dado que la industria y, sobre todo, los organismos públicos de investigación dedican más recursos y ponen en marcha más programas de investigación. A esto se une la creación creciente de centros de investigación asociados a hospitales, los Centros Nacionales de Investigación y los Institutos Universitarios que pueden acoger mayor número de investigadores. La política científica del ISCIII promueve programas de formación de personal científico y gestor de la ciencia, además de una serie de modalidades de proyectos de investigación. Los Ciber y los recientes CAIBER, como estructuras de promoción y organización de la investigación científica en salud.

    Como se verá más adelante, con el fin de contribuir a estimular la investigación científica en nuestros alumnos hemos programado varias asignaturas optativas de introducción a la investigación, para introducir al alumno en el medio adecuado para desarrollar conceptos emergentes que no han sido sistematizados en el curriculum de grado y difícilmente se producirá en el proceso actual, vistas las tendencias de formulación de contenidos de las nuevas titulaciones.

    El ámbito de la Investigación en Medicina

    El ámbito de la investigación en Medicina tiene una serie de características:

    1. La investigación biomédica se caracteriza por "incluir un amplio abanico de líneas de actuación, que van desde la investigación fundamental o básica hasta la investigación clínica, la investigación en servicios de salud o la investigación epidemiológica. Estas actuaciones en materia de investigación pueden realizarse desde el ámbito molecular, orgánico o sistémico hasta llegar al estudio de los grupos de población o al análisis del rendimiento técnico y económico del propio sistema de salud.  (J Rodés.- La experiencia del Hospital Clínico de Barcelona: integración de la Facultad de Medicina –IDIBAPS- hospital universitario. Ed. Med. 10, 202-206, 2007).
    2. El perfil del médico como profesional sanitario ha evolucionado enormemente durante los últimos años. En efecto, "mientras que en la primera mitad del siglo xx era fundamentalmente un médico generalista, reflejado en lo que clásicamente se entendía como el ámbito general de la medicina interna, en los años posteriores el auge de las especialidades provocó cambios sustanciales tanto en sus objetivos de formación profesional como de investigación" (Cardellach F y Vilardell M. Hacia el perfil de médico que necesita la comunidad. Med Clin (Barc) 127, 136-138, 2006).
    3. La profesión médica combina la aplicación de conocimientos científicos con las propias técnicas de aplicación del mismo, y ello requiere una considerable habilidad para ejercer –con un correcto resultado- en medicina (…) Pero lo mismo que el simple conocimiento aislado no sería medicina, si no fuera acompañado por los criterios y valores que permitieron aplicarlo, tampoco se podría ejercer la medicina sólo con los fundamentos de la profesión, sin un notable bagaje (y cada vez mayor) de conocimientos científicos." (Millán J.- El conocimiento: sustrato sine qua non del médico en el sistema sanitario. Educ. Med. 10 (supl 2)20-22, 2007).
    4. Sin embargo, en los sistemas sanitarios asistimos –desgraciadamente- a una primacía de la simple aplicación de los conocimientos (asistencia médica) sobre la transmisión (docencia) o ampliación (investigación) del mismo.
    5. Un problema especialmente trascendente es que los resultados de la investigación y de la docencia, que lógicamente se han de trasladar a la asistencia, se transfieren con variada –pero siempre notable- dificultad.

      No obstante, está fuera de toda duda y así se admite, como en otras ciencias, en los ámbitos de Ciencias de la Salud que "Investigar en ciencias de la salud es producir conocimiento con metodología científica para su aplicación potencial, directa o indirecta, a corto plazo o en el futuro, en las enfermedades humanas. La investigación en este ámbito puede clasificarse en básica, clínica, traslacional y transespecie" (Torres A.- El médico como investigador. Educ. Med. 10 (supl 2) 27-30, 2007), para lo que se requiere una formación sólida a la que muchos de los actuales investigadores de nuestro país no han podido acceder previamente por falta de sistematización en la formación en investigación en épocas pasadas. Además, está bien establecido que el médico como investigador ha de ser consciente de:

      • Aplicar el método científico a la mejora de la práctica clínica.
      • La importancia y necesidad de la investigación biomédica.
      • La importancia de la investigación como factor de progreso profesional.
      • La oportunidad de colaborar en la investigación de pregrado
      • La necesidad de los equipos multidisciplinares de investigación.
    6. Así mismo, la existencia de tantas sociedades científicas, al menos una por especialidad asistencial, en Medicina indica el reconocimiento del papel de la investigación en el desenvolvimiento diario del ejercicio de la medicina, cada vez más apoyada en bases científicas. Por otra parte, dentro de los ámbitos genéricos de las sociedades científicas se incluyen, junto a la asistencia, la docencia, la  gestión clínica o el asesoramiento a instituciones públicas, la investigación clínica y la promoción de proyectos de investigación independientes (Reyes, M. Un marco ético para una sociedad científica en el siglo XXI. Educ Med. 10 (sup. 2), 13-16, 2007).

    El desarrollo tecnológico de los últimos decenios ha condicionado una revolución en la biología celular y molecular que ha puesto de manifiesto  una serie de principios básicos:

    1. La necesidad de incrementar el conocimiento del funcionamiento celular básico y la homeostasis y fisiopatología de los procesos involucrados en la enfermedad para el diseño de estrategias diagnosticas y terapéuticas de éxito.
    2. El diseño de alternativas terapéuticas debe cambiar desde el nivel de actuación celular al molecular con el objeto de conseguir una relación riesgo/beneficio más favorable de las actuaciones.
    3. La investigación sobre biología de la enfermedad debe ser inexorablemente  multidisciplinar,
      Consideramos que los médicos deben tener un papel más activo que el que se vislumbra actualmente, donde buena parte de las disciplinas básicas adolecen de personal con formación médica. Además, los nuevos Grados no contienen especializaciones sino que son títulos generalistas que requerirán una especialización posterior. Los grados, presumiblemente, tendrán un empobrecimiento en formación científica porque los créditos disponibles se destinarán en escaso número a la metodología de la investigación científica y, aunque los avances conceptuales y técnicos se aproximen a los alumnos en la impartición de las diferentes disciplinas, no parece posible una sistematización pedagógica a los largo de la titulación. No es este el caso del proyecto que presentamos en el que se ha introducido una asignatura obligatoria de iniciación a la investigación y se proponen créditos de optatividad relacionadas con este mismo aspecto.
    Termination of the Curriculum

    Adaptation to the Degree

    While waiting for the general regulations by the University of Oviedo, and always seeking to prevent students from being affected by the process, a process to adapt subjects has been created and detailed in the following table:

    View table of adaptation to the Degree

    Programs that cease to exist after the proposed Degree is established

    The establishment of this Degree by the University of Oviedo carries the supression of the current: Licenciatura de Medicina Plan de Estudios de la Licenciatura de Medicina Resolución de 22 de septiembre de 2000 (BOE 14 de octubre de 2000).