Noticias

  • Métodos de prevención de daños a la ganadería contrastados para favorecer la conservación de carnívoros

    18 de Septiembre 2018

    Un grupo internacional, compuesto por 21 investigadores e investigadoras de 10 países resume en un reciente estudio publicado en la revista PLOS Biology la mejor evidencia disponible hasta la fecha para favorecer la coexistencia entre carnívoros y actividades ganaderas

    Lobo gris. © Miha Krofel.
    Un estudio reciente publicado en la revista PLOS Biology, en el que ha participado la Universidad de Oviedo, revela que ciertas medidas no letales de prevención de daños a la ganadería son efectivas para la gestión y mitigación del conflicto derivado de la depredación del ganado por carnívoros. Un equipo internacional, compuesto por 21 autores y autoras de 10 países, analizó 114 estudios científicos revisados por pares, y publicados en los últimos 40 años, que medían la efectividad de métodos de prevención de daños, tanto letales como no letales, para reducir la depredación de carnívoros sobre el ganado, una de las principales causas de conflicto entre estas especies y el ser humano. 
     
    De manera general, las y los autores llaman la atención sobre la escasa evidencia disponible sobre la efectividad de los diferentes métodos y estrategias de prevención de daños. 
     
    El estudio concluye, basado en la evidencia disponible, que los perros guardianes de ganado, los cercados de ganado y el uso temporal del fladry (o línea de banderas) son efectivos a la hora de reducir el número de ataques al ganado. Otras medidas, tanto letales como no letales, pueden tener potencial, pero aún no se han evaluado apropiadamente desde un punto de vista científico como para determinar si son efectivos o no. 
     
    El personal investigador considera que la evidencia sobre la efectividad de una medida de prevención de daños debe ser un prerrequisito para su aplicación. De manera global, se invierten inmensos recursos humanos y económicos cada año para proteger al ganado de los ataques de los carnívoros. Sin embargo, con demasiada frecuencia, las medidas y estrategias utilizadas se implementan sin pruebas robustas sobre su efectividad. "A pesar de que es uno de los elementos que crea mayor polarización en torno al lobo en Asturias, por ejemplo, aún no se ha evaluado de manera apropiada si las acciones de control que se llevan a cabo son efectivas o no", comenta José Vicente López-Bao, de la Universidad de Oviedo, asociado a la Unidad Mixta de Investigación en Biodiversidad, en el Campus de Mieres.
     
    Las y los autores urgen a una coalición entre investigadores e investigadoras, y gestores y gestoras, para establecer los estándares necesarios para futuras investigaciones sobre la efectividad de las medidas de prevención. "Es necesario evaluar qué medida es la mejor en cada caso, no podemos generalizar, de cara a evitar efectos contraproducentes, como costes económicos más elevados de lo esperado por un aumento de los niveles de depredación, o un aumento de la desconfianza hacia las autoridades de gestión" comenta López-Bao. "La estrategia de implementación de medidas efectivas de prevención de daños debe estar alineada con mejorar el bienestar animal, mantener la actividad ganadera y favorecer la conservación de grandes carnívoros", concluye López-Bao.
     
    Jennie Miller, una de las y los autores líderes del trabajo, de la asociación Defenders of Wildlife (USA), asegura que "en última instancia, queremos evitar que las autoridades de gestión y los dueños del ganado inviertan tiempo y dinero en "soluciones" que podrían no resolver los conflictos asociados con la depredación de ganado por carnívoros".
     
    Por su parte, Adrian Treves, otro de los autores líderes del artículo, de la Universidad de Wisconsin, señala que "esta revisión es un esfuerzo por compartir lecciones globales con el público en general y avanzar en políticas de gestión y medios de vida".
     
    PLOS BIOLOGY 
    https://doi.org/10.1371/journal.pbio.2005577
     
    Foto del banner de portada: Leones africanos, Masai Mara, Kenya. © Miha Krofel. 

Buscar