Noticias

  • Proyección de la película "El cartero de las noches blancas / The postman's white nights", de Andrei Konchalovsky, en el Aula Severo Ochoa

    02 de Ochobre 2015

    La primera cita del nuevo curso con el ciclo "El Niemeyer en la Universidad de Oviedo" tendrá lugar el viernes 2 de octubre a las 20 horas en el Aula Severo Ochoa de LAUDEO Centro Cultural de Extensión Universitaria (C/ San Francisco, 1) y nos trasladará a un aislado pueblo ruso cuyos habitantes se encuentran conectados con el mundo a través del cartero. Entrada libre hasta completar el aforo.

    El cartero de las noches blancas

    The postman's white nights / Año: 2014 / País: Rusia / Género: drama / Dirección: Andrei Konchalovsky / Guión: Elena Kiseleva y Andrei Konchalovsky / Música: Eduard Artemev / Fotografía: Aleksandr Simonov / Reparto: Aleksey Tryapitsyn, Irina Ermolova, Valentina Ananina, Timur Bondarenko, Tatyana Silich, Lyubov Skorina / Duración: 90 min.

    Los habitantes del lago Kenozero viven del mismo modo que, durante siglos, vivieron sus antepasados. Es una comunidad pequeña en la que todos se conocen y que produce únicamente lo necesario para vivir. Su forma de comunicarse con el exterior es la lancha del cartero. Pero cuando alguien roba el motor de la embarcación y, además, la mujer que ama se traslada a la ciudad, el cartero deberá enfrentarse a su pasado y a su futuro.

    "Interpretada por actores no profesionales que ponen en escena su propia realidad, ‘El cartero de las noches blancas' explora de forma elusiva la relación entre el hombre y la naturaleza, el frágil nexo de los protagonistas con la civilización, y la memoria de la antigua Unión Soviética. Temas que deambulan por un interesante cruce de imponentes estampas naturales e imágenes digitales de baja resolución que ilustran la intimidad de unos hombres y mujeres marcados por el aislamiento" (Manuel Yáñez Murillo, Fotogramas).

    "La cámara vuela alrededor del lago Kenozero, en los confines árticos de la federación rusa, planeando de lo general a lo íntimo, capeando el costumbrismo, pese al vodka, la mugre y unos actores no profesionales, adentrándose en una forma ligera de romanticismo socialista que acaba siendo también una suerte bastante asumible de nostalgia nada sensiblera" (Carlos Marañón, Cinemanía).


Buscar