Noticias

  • Charpentier y Doudna comparten sus conocimientos con alumnos y profesores de Biología, Química y Medicina

    22 de Ochobre 2015

    Las galardonadas con el Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica destacan las inmensas aplicaciones de su técnica para la edición del genoma

    La vicerrectora de Investigación y Campus de Excelencia Internacional y el decano de Biología reciben a las científicas galardonadas
    Su técnica de edición del genoma, considerada una revolución en el campo de la biología molecular, les ha hecho merecedoras del Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2015. Emmanuelle Charpentier y Jennifer Doudna han querido esta mañana compartir sus conocimientos con los alumnos y profesores de Biología, Química y Medicina de la Universidad de Oviedo en un acto que ha llenado el salón de grados y el Aula A de la Facultad de Biología. 
     
    Charpentier y Doudna han alcanzado el reconocimiento internacional por sus aportaciones al desarrollo de una técnica, conocida por sus siglas en inglés como CRISPR (repeticiones palindrómicas cortas agrupadas y regularmente espaciadas) que ofrece un amplio espectro de aplicaciones para el tratamiento de múltiples enfermedades. 
     
    Esta tecnología, inspirada en los mecanismos de defensa inmunitaria de las bacterias frente a los virus, facilita la introducción de sutiles modificaciones en el genoma, en localizaciones específicamente elegidas, dentro de una amplia variedad de células y tipos celulares. El CRISPR, por decirlo de forma sencilla, permite inactivar o modificar genes con una precisión y facilidad que no tienen precedentes. Esta herramienta, que ha demostrado su eficacia para subsanar defectos genéticos en ratones, ha sido ya aplicada en laboratorio a células humanas y su posible utilización en terapia génica parece cada vez más cercana. 
     
    Emmanuelle Charpentier, en sus palabras en la Facultad de Biología, se ha referido al CRISPR como una herramienta de edición del genoma "fácil y barata" y la ha calificado como "democrática". Ha subrayado que su campo de aplicaciones es amplio tanto en humanos como en animales y plantas. "El próximo desafío es su utilización en terapia génica en humanos", ha destacado.
     
    Su compañera de premio, Jennifer Doudna, ha recordado cómo todo empezó con una investigación básica que estudiaba los mecanismos de defensa de las bacterias frente a los virus. Doudna ha indicado que desde que el hallazgo de la herramienta de edición del genoma se hizo público en 2012 sus citas en publicaciones de impacto han crecido de manera exponencial hasta superar el millar. La Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica ha resumido en tres conceptos las bondades del CRISPR: la utilización del software frente al hardware, sus múltiples aplicaciones en distintos ámbitos del conocimiento científico y la rapidez en la gestión de datos que ofrece. No ha ocultado Doudna, sin embargo, sus posibles implicaciones éticas. Ha señalado que "la posibilidad de hacer cambios en los embriones que afecten a la descendencia está ahí y debe ser objeto de discusión".
     
    Las dos salas habilitadas por la Universidad de Oviedo para seguir la charla de las científicas se han llenado por completo. La vicerrectora de Investigación y Campus de Excelencia Internacional, Paz Suárez Rendueles, el decano de la facultad, Tomás Emilio, y el catedrático de Microbiología Juan Evaristo Suarez, que ha actuado como moderador, han acompañado a las dos galardonadas durante su visita al centro. Charpentier y Doudna han firmado sobre una plantilla que servirá de molde para una  placa conmemorativa y han recibido además las insignias de plata de la Universidad entre los aplausos de los asistentes. 
     
    Desayuno de trabajo
    Las dos galardonadas han llegado al Campus de El Cristo tras haber mantenido un desayuno de trabajo con investigadores en la Capilla de LAUDEO, en el Edificio Histórico. Las dos científicas han sido recibidas por la vicerrectora de Investigación y Campus de Excelencia Internacional y por la directora de área de gestión I+D+i, Nieves Roqueñí, y han firmado en el libro de honor de la Universidad.  
     
    Durante el encuentro con sus colegas, que ha sido moderado por el profesor de Ciencias de la Salud y director del Laboratorio de Genética Molecular del HUCA, Eliecer Coto, Charpentier y Doudna han tenido ocasión de intercambiar impresiones con personal de la Universidad, del HUCA, del Serida y del IPLA. 
     

    Imaxes:


Buscar