Noticias

  • La Universidad de Oviedo completa su Espacio Cardioprotegido con 45 desfibriladores

    13 de Junio 2012

    La institución académica asturiana fue el primer recinto universitario español que adoptó medidas de cardioprotección en sus campus

    Acto de presentación de los equipos del Espacio Cardioprotegido.

    La Universidad de Oviedo ha completado su Espacio Cardioprotegido con la instalación de 27 nuevos desfibriladores en los diferentes campus y dependencias administrativas. Se trata de la segunda fase de un plan que pretende reducir los riesgos laborales y cardiovasculares de la comunidad universitaria con la implantación de un total de 45 desfibriladores.

    La institución académica asturiana fue la primera universidad española que puso en marcha esta iniciativa para convertirse en Espacio Cardioprotegido dentro del Plan para la reducción de riesgos laborales que se aplica en la institución. A lo largo de estos meses la Universidad de Oviedo ha fomentado además la formación específica del personal docente y de administración y servicios en primeros auxilios para el manejo de los desfibriladores.

    Por otro lado, esta mañana se ha llevado a cabo una presentación a la comunidad universitaria de los equipos con una breve demostración de su funcionamiento. El acto se celebró en el Aula Magna del Edificio Histórico con la presencia del rector, Vicente Gotor, el Delegado para Deportes y Salud, Miguel del Valle, y el responsable de la Unidad de Desfibriladores de Philips Ibérica, David Pérez.

    Vicente Gotor recordó en su intervención que la Universidad de Oviedo ha sido "pionera" en esta práctica saludable dentro de las universidades españolas. El Rector remarcó que la iniciativa del Espacio Cardioprotegido se enmarca dentro del Plan de reducción de Riesgos Laborales de la Universidad de Oviedo, desde el que también se ha impulsado la formación del personal universitario en primeros auxilios y para utilizar los desfibriladores.

    Está previsto realizar presentaciones similares de los equipos en los campus de Gijón y Mieres mañana jueves día 14. A partir de las 10.30 horas tendrá lugar en la Sala de Grados del Aulario Norte de la EPI de Gijón y a las 13.00 horas se celebrará en la Sala de Grados del Campus de Mieres.

    Los desfibriladores semiautomáticos son una herramienta esencial, junto con la maniobra de RCP (Resucitación Cardiopulmonar) para afrontar un paro cardiaco súbito, permitiendo salvar la vida de las personas que sufren este episodio si se actúa a tiempo.

    Al producirse un paro cardiaco en un lugar público, los desfibriladores semiautomáticos permiten a prácticamente cualquier persona atender al paciente víctima del paro cardiaco mediante la administración rápida y efectiva de una descarga eléctrica, allí donde se produzca.

    "El tiempo es el principal enemigo a la hora de salvar a una persona que sufre un paro cardiaco. El tiempo máximo para aplicar la desfibrilación ronda los 10 minutos. Si se dispone de un desfibrilador cercano que permita atender a la víctima tras realizar la RCP en ese periodo de tiempo, podremos salvar su vida y evitar secuelas o daños irreparables" afirma David Pérez, responsable de la Unidad de Desfibriladores de Philips Ibérica

    Imágenes:


Buscar