Noticias

  • La Universidad refuerza su estrategia de internacionalización con prácticas de cooperación

    28 de Abril 2015

    Estudiantes de grado y máster universitario trabajan en proyectos humanitarios en Iberoamérica y África para completar su formación académica

    Comunidad campesina del Bajo Atrato, en Colombia, uno de los lugares en los que se desarrollan proyectos de cooperación internacional. Foto: Álvaro Villegas.

    La Universidad de Oviedo ha realizado en los últimos años una apuesta estratégica por la internacionalización, no solo en la docencia o en la investigación, sino la movilidad de estudiantes de grado y máster universitario para complementar su formación fuera de nuestras fronteras. Las prácticas en proyectos internacionales de cooperación al desarrollo son una de las alternativas para que los alumnos tomen contacto con otras realidades sociales y culturales y puedan adquirir experiencia sobre el terreno con un componente solidario y de compromiso.

    La institución académica asturiana, en colaboración con Cáritas Asturias y la Agencia Asturiana de Cooperación, impulsa cada año ayudas para que universitarios de diferentes ramas de conocimiento colaboren en proyectos de la organización en Iberoamérica y África. Las becas, gestionadas por el vicerrectorado de Internacionalización y Postgrado, reciben alrededor de medio centenar de solicitudes cada año y sus beneficiarios obtienen una intensa formación previa antes de pasar entre 4 y 6 semanas en el país de destino. Una experiencia que, según sus propios protagonistas, cambia la visión personal y profesional.

    Este tipo de iniciativas se enmarcan dentro de los objetivos del Campus de Excelencia Internacional para estrechar el compromiso con la sociedad. Varios participantes en el programa comparten su vivencia con otros estudiantes interesados en el mundo de la cooperación a través de charlas que arrojan una conclusión unánime: el deseo de volver.

    "Yo en realidad fui a Perú a desaprender", intenta explicar Eric Cuesta a otros alumnos interesados en solicitar las ayudas. Está terminando sus estudios de Enfermería y pasó varias semanas en la sierra peruana desarrollando talleres de Educación para la Salud. "Realmente te das cuenta de la diferencia de valores y prioridades y que todo lo que nosotros tendríamos que aprender", relata a los asistentes a la sesión informativa en la Facultad de Formación de Profesorado y Educación.

    Álvaro Villegas aprendió el pasado verano a levantar vallas en una región montañosa al noroeste de Medellín, en Colombia. Este estudiante de Psicología trabajó junto a colectivos cuyos derechos humanos han sido violados y que, en muchos casos, habían sido desplazados de sus tierras. "En realidad te das cuentas de que eres una especie de muro de contención para que se puedan restituir las redes comunitarias campesinas", cuenta a otros estudiantes mientras ilustra su charla con fotos de las comunidades en las que ha aprendido "un montón" y a las que quiere regresar este verano.

    El respeto a las formas diferentes de ver una misma realidad es una lección valiosa que Cayetana Arias se trajo de Perú. "A veces no es tan fácil como aplicar nuestras soluciones evidentes y prácticas porque ellos tienen su propia manera de entender la vida y tu actuación como profesional ha de contemplar eso", remarca esta estudiante de Enfermería que trabajó con las comunidades de Cajamarca en Perú. Tapar la fruta, encerrar a los animales en un recinto específico que no sea la cocina o desechar la carne de animales enfermos son algunos de los consejos que Cayetana aprendió a dar en su proyecto de Familias y Viviendas Saludables.

    Un hospital en el centro de Yaundé, la capital de Camerún, fue el escenario de las prácticas de Loreto Arias. Allí pasó por todos los servicios y comprobó que la solidaridad propicia los mejores resultados. "Falta de todo", resume, y muchas veces son los propios facultativos quienes tratan de paliar esas carencias. "He visto a médicos pagar material u operaciones de su propio bolsillo para que un niño no muriera", explica. "Eso te cambia el enfoque y cuando vuelves sabes que tu manera de actuar en el día a día no puede seguir siendo igual", apunta en referencia, por ejemplo, a la gestión eficiente de recursos.

    La convocatoria de becas en proyectos de cooperación al desarrollo para estudiantes de la Universidad de Oviedo está abierta hasta el próximo 5 de mayo. Pueden aspirar a ellas alumnos de grado y máster universitario que cumplan los requisitos estipulados. Cáritas Asturias impartirá formación previa a los aspirantes y hará la selección de candidatos definitivos y de destinos. Las prácticas en cooperación internacional podrán convalidarse por créditos en función de la especialidad y el destino.

    Imagen banner de portada

    Niños en una de las aldeas de la región de Cajamarca, en la sierra peruana. Foto: Cayetana Arias.

    Imágenes:


Buscar