Noticias

  • La Universidad de Oviedo y Hunosa participan en un proyecto para reducir los riegos ambientales generados por el cierre de minas de carbón

    09 de Marzo 2016

    Diez socios de seis países europeos colaboran en el diseño de estrategias para identificar riesgos ambientales a corto y medio plazo y acometer medidas técnicas y económicas para disminuir su impacto

    Pozo Pumarabule

    Reducir los riesgos ambientales generados por el cierre de las minas de carbón es el objetivo del proyecto MERIDA en el que participan la Universidad de Oviedo y Hunosa junto a otros ocho socios de seis países de Europa. El objetivo de MERIDA, acrónimo de Management of Enviromental RIsks During and After mine clousure es minimizar el impacto durante y después del cierre de las minas subterráneas de carbón de acuerdo con el principio general que obliga a las empresas propietarias a hacerse responsables de los riesgos.

    Con este propósito, investigadores de la Universidad de Oviedo y técnicos de Hunosa colaboran en el desarrollo de una metodología que culminará, en términos prácticos, con la creación de una herramienta genérica que permita identificar los riesgos a corto y medio plazo y definir las medidas técnicas y económicamente apropiadas para reducir los impactos sea cual sea la ubicación de la mina. Los participantes en este proyecto europeo pondrán también a disposición de las empresas y los gestores un manual de buenas prácticas para evaluar de forma sistémica, tanto cuantitativa como cualitativamente, los principales riesgos ambientales ocasionados en el proceso del cierre de minas y etapas posteriores. Se trata de contenidos que entroncan perfectamente con la línea de actividades "postmineras" que está desarrollando la empresa Hunosa.

    La institución académica asturiana chequeará las probabilidades de contaminación atmosférica, de aguas y de movimientos del terreno en los pozos Mosquitera y Pumarabule

    El equipo de la institución académica asturiana y de la hullera pública chequeará riesgos potenciales en dos pozos mineros ya cerrados: Mosquitera y Pumarabule, en los concejos de Langreo y Siero. Los científicos estudiarán, en el caso de estas dos explotaciones y siguiendo los datos que aportará la compañía, aspectos como la contaminación atmosférica o de aguas y la subsidencia (movimientos horizontales y verticales del terreno). La novedad de la iniciativa reside en que, por primera vez y de forma conjunta en varios países europeos, se abordarán las posibles eventualidades derivadas de la clausura de explotaciones mineras desde una perspectiva global.

    La participación de la Universidad de Oviedo y Hunosa se centra, precisamente, en los aspectos relativos a la gestión de los riesgos medioambientales. La institución docente asturiana lidera de hecho las tareas de definición de los criterios para cada uno de los factores de riesgo. Asimismo, la Universidad interviene en el desarrollo y validación de los diversos modelos de evaluación detallados para cada tipo de impacto así como en su implantación posterior en los casos de estudio propuestos. Por último, Oviedo encabeza además las tareas de previsión del rendimiento de los posibles métodos de tratamiento, su análisis en términos de coste-beneficio y la estimación de probabilidad de fallos e incertidumbres durante todo el proceso.

    Diez socios de seis países europeos colaboran en el desarrollo del proyecto Merida. Son Central Mining Institute of Katowice (Polonia), DMT GmbH & Co. KG Exploration & Geosurvey (Alemania), Imperial College of Science, Technology and Medicine (Reino Unido), French National Institute for Industrial Environment and Risks-Ineris (Francia), IMG-Polish Academy of Sciences-PAN (Polonia), The University of Exeter (Reino Unido), Vysoka Skola Banska-Technicka Univerzita Ostrava (República Checa), Kompania Weglowa SA (Polonia), Hulleras del Norte, S.A. (Hunosa) y la Universidad de Oviedo (España).

    La participación de Asturias cuenta con la profesora Ana Suárez Sánchez, del área de Organización de Empresas, como investigadora principal. También forman parte de dicho equipo los investigadores integrantes del grupo de Modelización Matemática Aplicada en Ingeniería, Economía y Ciencias de la Salud (MOMA), dirigido por Francisco Javier de Cos Juez. Interviene, por último, al frente de la Unidad de Modelización Hidro-Geofísica y Ensayos No Destructivos del Campus de Mieres, el profesor José Paulino Fernández Álvarez.

    El proyecto, con una duración de cuatro años, cuenta con una financiación global de 3,7 millones de euros; 2,2 aportados directamente por la Unión Europea. La Universidad de Oviedo recibirá un total de 253.000 euros. Hunosa, por su parte, espera una aportación de 139.149 euros. MERIDA, que comenzó a desarrollarse el 15 de diciembre del pasado año, estará vigente hasta finales de 2019.

    Foto de portada: Pozo Pumarabule / P. Riesgo

    Portadas de la ciencia. Actividad Financiada parcialmente por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) –Ministerio de Economía y Competitividad.


Buscar