Grados

Oferta 2016/2017

  • Grado en Ingeniería Eléctrica

    Datos Generales

    Descripción:

    La duración del Grado en Ingeniería Eléctrica es de 4 años. El mínimo de créditos exigidos para la obtención del título es de 240 créditos ECTS.

    Centro responsable:

    Idiomas en los que se imparte: Español/Inglés (Itinerario Bilingüe)

    Distribución y Créditos:

    • Formación Básica: 60
    • Obligatorias: 126
    • Optativas: 42
    • Trabajo Fin de Grado: 12

    Grado habilitante para la profesión de Ingeniero Técnico Industrial (Orden CIN/351/2009, BOE 20-02-2009).

    Admisión: 60 plazas. Necesaria preinscripción

    Precio de un curso completo en primera matrícula:  1068,54 €

    Ingreso y salidas profesionales

    Perfil de ingreso
    • Bachillerato recomendado con la PAU superada: Ciencias y Tecnología.
    • Ciclo formativo de grado superior recomendado: Fabricación Mecánica, Edificación y Obra Civil, Instalación y Mantenimiento, Transporte y Mantenimiento de Vehículos, Energía y Agua.
    • Prueba de Acceso para mayores de 25, 40 o 45 años.
    • Titulación universitaria.

    Se recomienda que los estudiantes tengan las siguientes capacidades y aptitudes:

    • Lectura comprensiva y correcta expresión oral y escrita.
    • Conocimientos de Matemáticas, Física, Química y Expresión Gráfica con una base de Bachillerato o equivalente.
    • Manejo de herramientas informáticas a nivel de usuario (sistema operativo, procesador de texto, hoja de cálculo, base de datos…).
    • Conocimientos básicos sobre técnicas experimentales y trabajo en laboratorio.
    • Capacidad de observación, atención y concentración. • Aptitud para el razonamiento numérico y lógico.
    • Facilidad para comprender y razonar sobre modelos abstractos que generalicen los aspectos particulares de casos prácticos.

    En el ámbito personal, se recomienda que los estudiantes:

    • Tengan creatividad, imaginación y deseo de innovación.
    • Sean alumnos organizados y metódicos en sus actividades.
    • Sean receptivos, prácticos y abiertos a la improvisación de soluciones.
    • Actitud positiva hacia el trabajo en equipo, comunicación y desempeño de responsabilidad.
    • Interés por aspectos relativos al ámbito industrial.
    • Estén decididos a dedicarse al aprendizaje de forma continua, con curiosidad por estar al día en los avances recientes en ciencia y tecnología.
    Salidas profesionales

    Los estudios del Grado en Ingeniería Eléctrica pretenden proporcionar al estudiante, además de una sólida formación básica, una buena formación específica y también en competencias generales, de manera que pueda incorporarse a cualquier campo de trabajo dentro de la Ingeniería Eléctrica, adaptándose a los nuevos retos que aparecen constantemente en cualquier disciplina de la Ingeniería.

    El Grado ofrece dos intensificaciones:

    • Instalaciones y Equipos Eléctricos Industriales
    • Sistemas de Energía Eléctrica

    Las áreas laborales más comunes del Graduado o Graduada en Ingeniería Eléctrica serán la producción industrial, y el mantenimiento y explotación de sistemas y dispositivos eléctricos, participando en actividades en prácticamente todos los sectores de actividad económica: construcción, eléctrico, electrónico, químico, gas, mecánica, metalurgia y derivados industriales en general, así como en la enseñanza y la administración pública. Además, su formación multidisciplinar también le permite realizar actividades horizontales en la empresa, tales como estudios de viabilidad de proyectos, control de proveedores, gestión de clientes, etc.

    Perfiles profesionales

    Los Graduados en Ingeniería Eléctrica están capacitados para realizar las siguientes tareas en el ámbito de la industria, la administración y los servicios:

    • Dirección y organización de proyectos eléctricos de diversa índole.
    • Puestos de dirección en plantas industriales eléctricas o afines.
    • Análisis y ejecución de soluciones a problemas de diseño, construcción y supervisión de sistemas eléctricos.
    • Generación, transporte y distribución de electricidad.
    •  Puesta en marcha de sistemas de gestión de la calidad.
    • Docencia y/o investigación pública o privada
    Atribuciones profesionales

    El Grado en Ingeniería Eléctrica habilita para el ejercicio de la profesión de Ingeniero Técnico Industrial (Orden CIN/351/2009, de 9 de febrero, por la que se establecen los requisitos para la verificación de los títulos universitarios oficiales que habiliten para el ejercicio de la profesión de Ingeniero Técnico Industrial, BOE Núm. 44 de 20 de febrero de 2009).

    Las atribuciones generales del Ingeniero Técnico Industrial vienen reguladas por:

    • Real Decreto-Ley 37/1977, de 13 de junio, sobre atribuciones de los Peritos Industriales (BOE Núm. 144 de 17 de junio de 1977).
    • Ley 12/1986 sobre regulación de las atribuciones profesionales de los Arquitectos e Ingenieros Técnicos (BOE Núm. 79 de 2 de abril de 1986).
    • Real Decreto 1954/1994 referente a homologación de títulos (BOE Núm. 275 de 17 de noviembre de 1994).
    • Ley 38/1999 de Ordenación de la Edificación.

    Según la Ley 12/1986 de 1 de abril, a los Graduados en Ingeniería Eléctrica, por tratarse de Ingenieros Técnicos, les corresponden las siguientes atribuciones profesionales dentro de su especialidad:

    • La redacción y firma de proyectos que tengan por objeto la construcción, reforma, reparación, conservación, demolición, fabricación, instalación, montaje o explotación de bienes muebles o inmuebles, en sus respectivos casos, tanto con carácter principal como accesorio, siempre que queden comprendidos por su naturaleza y características en la técnica propia de cada titulación.
    •  La dirección de las actividades objeto de los proyectos a que se refiere el apartado anterior, incluso cuando los proyectos hayan sido elaborados por un tercer.
    • La realización de mediciones, cálculos, valoraciones, tasaciones, peritajes, estudios, informes, planos de labores y otros trabajos análogos.
    • El ejercicio de la docencia en sus diversos grados en los casos y términos previstos en la normativa correspondiente.
    • La dirección de toda clase de industrias o explotaciones y el ejercicio, en general respecto de ellas, de las actividades a que se refieren los apartados anteriores.
    Salidas académicas

    Postgrado

    El Grado en Ingeniería Eléctrica permite el acceso al Máster Universitario en Ingeniería Industrial de la Universidad de Oviedo, máster oficial que habilita para el ejercicio de la profesión de Ingeniero Industrial. 

    Además, el graduado puede acceder a otros Másteres impartidos en la Universidad de Oviedo y en las diferentes universidades españolas.

    Características del centro

    Instalaciones y servicios

    Los estudios de la titulación se imparten en la Escuela Politécnica de Ingeniería de Gijón en un campus dotado de amplios espacios comunes y con todo el equipamiento tecnológico necesario para impartir la mejor formación técnica en aulas y laboratorios.

    Movilidad y relaciones internacionales

    Promovemos el intercambio de estudiantes a través de programas de movilidad internacional como el ERASMUS/SÓCRATES y LEONARDO DA VINCI que permite a un gran número de alumnos cursar estudios en el extranjero y/o realizar prácticas en empresas europeas mediante convenios de doble titulación con varias universidades. Asimismo, existen acuerdos SICUE con varias universidades españolas.

    Prácticas, empleo y plan de acción tutorial

    Los alumnos cuentan con la posibilidad de realizar prácticas externas en más de 300 empresas del Parque Científico y Tecnológico y en otras entidades con sede en el Campus, sirviendo de estrategia de contacto con los recién titulados para su incorporación a la empresa.

    Información adicional

    Justificación del título

    El catálogo actual de títulos oficiales incluye los títulos de Ingeniería Técnica Industrial, especialidad en Electricidad y de Ingeniería Industrial. Ambas ingenierías tienen una larga tradición en el ámbito de las Enseñanzas Técnicas, un alto nivel de demanda por parte de los estudiantes y del mercado laboral, y atribuciones por ley en el campo de la Ingeniería Eléctrica.

    Con el título de Ingeniero Eléctrico propuesto tratamos de dar respuestas a las demandas empresariales y del mercado laboral obtenidas en las encuestas realizadas a los empleadores, a los egresados y las que nos han facilitado los Colegios Profesionales, sin olvidar las demandas sociales, y al mismo tiempo plantear unos estudios fácilmente comparables y comprensibles en Europa, que permitan la movilidad de nuestros estudiantes, y que den lugar a unos estudios de calidad y atractivos.

    El título que proponemos tiene una orientación profesional, en laque junto con unos sólidos conocimientos básicos, se integran armónicamente las competencias transversales o genéricas con las competencias específicas marcadas por los perfiles profesionales recogidos en el apartado 5 de este Proyecto, y que posibilitan una adecuada orientación profesional que permita a los egresados una buena integración en el mercado de trabajo, y una fácil adaptación a los cambios tan rápidos que tienen lugar en este campo de la ingeniería.

    Los principales conocimientos y destrezas que los estudiantes deben poseer al finalizar sus estudios se refieren por una parte al ámbito intelectual, como la capacidad para plantear y resolver problemas típicos de la ingeniería, capacidad de análisis y síntesis y el razonamiento crítico, todo ello apoyado por una sólida formación en ciencias básicas.

    En el ámbito interpersonal se trata de conseguir unos egresados que sean fácilmente integrables en equipos multidisciplinares, con capacidad para liderar equipos y con conocimiento de las principales técnicas que le permitan la organización y gestión empresarial de forma rigurosa.

    También es necesario, y por ello lo recogemos en nuestros objetivos, el conocimiento de idiomas, de las TIC y un buen dominio de la expresión oral y escrita. Muy importante es conseguir unos egresados con gran capacidad de adaptación a los cambios tecnológicos y con una buena formación específica y multidisciplinar que les permita gestionar el mundo de la empresa con todas sus facetas. Por ello, destacamos también la capacidad para valorar el impacto de las soluciones adoptadas, en un contexto social, medioambiental y global.

    No menos importante es el interés puesto en la formación en valores de nuestros futuros graduados en ingeniería, especialmente que aquellos relacionados con la accesibilidad universal, la cooperación al desarrollo o la sostenibilidad. Los titulados del siglo XXI no sólo deben conocer el marco normativo vigente a la hora de dirigir y materializar sus proyectos, sino también adquirir una cierta sensibilidad hacia estas temáticas para incorporarlas de forma sistemática en su carrera profesional.

    El Principado de Asturias posee una larga tradición en las actividades industrial, energética y minera. La industria, especialmente en el sector metalmecánico, sigue siendo el motor de la economía asturiana como fruto de una larga tradición que se remonta a mediados del siglo XIX y que ha sabido superar las diversas vicisitudes derivadas de los procesos de reconversión en la década de los ochenta del pasado siglo XX. Este desarrollo industrial se asocia en Asturias con la promoción de una potente economía de servicios junto con la expansión de la cultura de la calidad y de la innovación tecnológica, potenciada de manera notable desde las Administraciones Públicas.

    En el ámbito de la energía, Asturias dispone de abundantes recursos naturales (combustibles fósiles e hidráulica) que vienen siendo aprovechados mediante sucesivas y actualizadas tecnologías desde los albores del pasado siglo. La generación de energía eléctrica, su transporte, distribución y transformación final han incidido tradicionalmente en la industrialización y el crecimiento económico de la región y han hecho de ella un referente actual en alguno de estos campos.

    En el desarrollo de esta tradición industrial y energética ha tenido gran influencia la aportación de los titulados procedentes de la Escuela Universitaria de Ingeniería Técnica Industrial y la Escuela Politécnica Superior de Ingeniería. Más que nunca, de cara a los retos que plantea un contexto de cambio tecnológico y de creciente internacionalización, debe ponerse el acento en el incremento de la productividad y de en la capacidad de innovación de las empresas.

    La puesta en marcha de este Grado daría continuidad a la actividad docente e investigadora (tesis doctorales proyectos, contratos con empresas, y publicaciones científicas) que se desarrolla en el campo de la Ingeniería Eléctrica, lo que justificaría la impartición de este del título. Además, la Universidad de Oviedo ha enfocado su petición a la convocatoria de Campus de Excelencia Internacional presentada durante el verano de 2009 en la creación de un área estratégica para la propia Institución y para la economía regional denominada "Energía, Medioambiente y Cambio Climática", nucleada alrededor del Campus de Gijón y donde las energía renovables juegan un papel trascendental.

    La justificación del título que proponemos de Ingeniero Eléctrico se basa en los siguientes aspectos:

    • La gran demanda que tienen los Ingenieros en la sociedad actual. Entorno al 60% de las ofertas de empleo solicitan Ingenieros, y además una gran mayoría de las empresas actuales son PYMES, que es donde mejor encajan estos egresados y que supone el tipo de empresa más habitual en la región.
    • La gran demanda de estos estudios por parte de los estudiantes. Para el caso de Ingeniería Técnica Industrial, especialidad en Electricidad, la demanda en primera y segunda preferencia llega a ser superior al doble de la oferta de plazas.
    • La óptima empleabilidad de los egresados, ya que los Ingenieros Técnicos Industriales se encuentran de forma continuada entre las cinco titulaciones más demandadas (según datos del portal Infoempleo), llegando en algunas ocasiones a ser la segunda titulación más demandada, y esto sin tener en cuenta al colectivo que se dedica al ejercicio libre de la profesión. En la Ingeniería Industrial se alcanzan cotas de empleabilidad similares.
    • La gran facilidad para encontrar trabajo (antes de seis meses se coloca el 75 % de los egresados) y la fácil adaptabilidad a distintos puestos y responsabilidades, como se pone de manifiesto en las encuestas a egresados y empleadores.
    • La existencia en toda Europa y en América de títulos similares en cuanto a denominación, perfil y contenidos.
    • La formación multidisciplinar del graduado en ingeniería le convierte en un perfil muy atractivo para satisfacer las necesidades de la pequeña y mediana empresa, una tipología con gran implantación en Asturias.

    En el caso concreto de Asturias, la demanda de alumnos en el título de Ingeniería Técnica Industrial especialidad Electricidad, que será sustituido por el grado propuesto en esta memoria, no deja lugar a dudas sobre el interés que la titulación despierta en nuestra región. A continuación se señalan los históricos acerca de la evolución de los datos de matrícula de nuevo ingreso a lo largo de los últimos cinco años.

    2005-2006 2006-2007 2007-2008 2008-2009 2009-2010
    72 99 83 102 77 (*)

    (*) Datos a 1/10/2009 sin finalizar el proceso de matrícula

    Las características de este perfil profesional han fomentado la aparición de una rica oferta formativa ya que muchas universidades españolas, públicas y privadas, imparten estudios de Ingeniería Técnica Industrial especialidad electricidad. De acuerdo con los libros blancos de las titulaciones, existen 37 centros en España que ofertan enseñanzas de Ingeniería Técnica Industrial, especialidad en Electricidad, y 22 centros donde se imparte el título de Ingeniería Industrial y en los que se oferta la mención en Electricidad o Sistemas Eléctricos, con un número de nuevos alumnos matriculados del orden de 3000.

    En el ámbito internacional, conviven en la ingeniería dos sistemas educativos diferentes: el continental y el anglosajón. Los sistemas educativos de los estados europeos continentales presentan grandes similitudes entre sí. Aunque la aseveración suponga cierta simplificación, siguen dos "modelos básicos", que normalmente coexisten en "paralelo".

    El primer modelo, que corresponde a los estudios de ingeniería de "ciclo largo", tiene su origen en el siglo XIX en las escuelas francesas y alemanas y goza de un gran prestigio y tradición en otros muchos países, como es el caso de España. Este modelo se caracteriza, según el Engineering Synergy Group, en primer lugar, por una sólida base teórica (que se muestra en el requerimiento de un alto nivel de competencia en matemáticas, incluso a la propia entrada) y, en segundo lugar, por una fuerte orientación a la investigación (que configura los programas y la forma de enseñanza de los últimos cursos). Esto unido con las actividades de investigación favorece la innovación, pero a la vez hace que las universidades estén menos influenciadas por las fuerzas políticas e industriales. Esta educación se realiza en un entorno más centrado en el trabajo individual del estudiante que en unas enseñanzas de clase altamente estructuradas. Suelen tener una duración nominal de cinco o seis años, pero la duración real no está tan definida y es diversa. Se trata de conseguir un graduado capacitado para realizar juicios ajustados de alto nivel con independencia.

    Por el contrario los estudios de nivel universitario de "ciclo corto" nacen por los años setenta del siglo pasado (Alemania, Holanda, y otros países) motivado por el crecimiento y las necesidades de cambio de la industria. Son programas con una duración nominal de 3 o 4 años, bastante ajustada a la real, orientados hacia los contenidos prácticos y, por lo tanto, con una metodología formativa que hace hincapié en la enseñanza formal de aula y laboratorio. La fuerte componente aplicativa de estos estudios se plasma, de forma generalizada, en la inclusión de estancias de prácticas en empresas u otras organizaciones.

    Las diferencias entre los sistemas educativos responden, sin lugar a dudas, a la tradición y a las necesidades industriales, pero también están motivadas por la existencia de diferentes sistemas de acreditación en ingeniería. En la tradición anglosajona el control del acceso a la profesión de ingeniero y su desarrollo está en manos de las asociaciones y colegios profesionales, y no en las de las instituciones al cargo de la enseñanza, como ocurre, salvo excepciones, en la tradición continental.

    El graduado en Ingeniería Eléctrica será un profesional de la Ingeniería, con conocimientos científicos y tecnológicos relacionados con la generación, transporte, distribución y consumo de la energía eléctrica, así como económicos y de gestión empresarial. Este titulado recogerá las atribuciones del actual Ingeniero Técnico Industrial especialidad en Electricidad, y por lo tanto será competente en el análisis, evaluación, planteamiento y ejecución de soluciones a problemas en los campos del diseño, construcción, puesta en marcha y supervisión de sistemas eléctricos.

    La sociedad actual sería impensable sin la utilización de la electricidad como vector energético. Esto hace que la actividad del ingeniero eléctrico comprenda todos los procesos y fases de esta utilización, desde la generación, transporte y distribución de la electricidad, hasta el proyecto, dimensionado y mantenimiento de nuevas instalaciones, tanto de generación como de utilización. Obviamente, también posee competencias para la dirección de plantas industriales, la realización de medidas, cálculos, valoraciones, tasaciones y peritajes y la puesta en marcha de sistemas de gestión de la calidad.

    Las áreas laborales más comunes de los ingenieros eléctricos serán la producción industrial, mantenimiento y explotación de sistemas y dispositivos eléctricos, participando en actividades en prácticamente todos los sectores de actividad económica: construcción, eléctrico, electrónico, químico, gas, mecánica, metalurgia y derivados industria en general, enseñanza y administración pública. Por ello, la formación de los ingenieros eléctricos requiere, por un lado, de conocimientos comunes a todas las ramas de la ingeniería y, por otro, de materias especializadas de Ingeniería y Tecnología eléctrica. Además, su formación multidisciplinar también le permite el realizar actividades horizontales en la empresa, tales como estudios de viabilidad de proyectos, control de proveedores, gestión de clientes, etc.

    La experiencia formativa en esta titulación es dilatada en la Universidad de Oviedo. Tras el impulso dado a la enseñanza de la ingeniería por parte de la "Ley Moyano" (1857), una Real Orden de Noviembre de 1887 autoriza la creación en Gijón de los talleres y enseñanzas en la Escuela de Artes y Oficios, que con la llegada del nuevo siglo pasará a llamarse Escuela Superior de Industrias. En este centro era posible obtener ya el título de Perito Industrial mecánico-electricista tras seis años de estudios, antecesora de la actual profesión regulada.

    La reforma de 1924, impulsada por el Estatuto de la Enseñanza Industrial, define la estructura de los estudios fundamentados en cuatro primeros cursos de materias generales y dos de especialización, que comprenderán las asignaturas de corte más tecnológico. Contará con enseñanzas de electricidad, mecánica, cerrajería, carpintería, hojalatería, fontanería y un taller de artes gráficas. El Centro pasa a denominarse Escuela Superior de Trabajo, denominación que mantendrá hasta 1940, donde será sustituida por la Escuela de Peritos Industriales, impartiendo tres especialidades: mecánica, electricidad y química.

    A consecuencia de la promulgación de la "Ley General de Educación y Financiación de la Reforma Educativa" en 1970, aparece la titulación de Ingeniero Técnico Industrial, que es equiparada en cuanto a competencias profesionales se refiere a la de Perito Industrial. La Ley Orgánica de Reforma Universitaria de 1983 afianza la situación de las Escuelas de Ingeniería Técnica en el seno de las Universidades españolas, participando así de forma plena en el reto del desarrollo científico-técnico de la sociedad.

    En la actualidad, y como consecuencia de la aplicación de los planes de estudio actualmente en vigor, aprobados en el año 2000, la Escuela Universitaria de Ingeniería Técnica Industrial de Gijón imparte cuatro especialidades: mecánica, electricidad, electrónica industrial y química industrial.

    Paralelamente, una Orden Ministerial del 19 de Junio de 1975estableció la creación de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de Gijón. Comienza su labor docente en Octubre de 1978, impartiendo la titulación de Ingeniero Industrial. Se iniciaron sus trabajos en la calle Manuel Llaneza, en aulas de la Escuela Universitaria de Ingeniería Técnica Industrial. Desde Octubre de 1982 continuó su labor en el edificio construido para ella en la carretera de Castiello. El Real Decreto 1457/1991 autoriza a la Escuela a impartir la titulación de Ingeniero en Informática, que comienza con el segundo ciclo de esta enseñanza en el año 1991. En Septiembre de 1996, por problemas estructurales del edificio, fueron trasladadas sus instalaciones a su actual emplazamiento de la misma zona de Viesques. Según resolución de 13 de Septiembre de 2000 de la Universidad de Oviedo, se adscribe a la Escuela la impartición de los estudios conducentes a la obtención del título de Ingeniero de Telecomunicación. El plan de estudios de esta titulación fue publicado en el B.O.E. de 23 de Septiembre de 2000. Por Decreto del Principado de Asturias 121/2002, de 23 de Septiembre, (BOPA de 8-X-2002) se modificó la denominación del centro que pasó a ser "Escuela Politécnica Superior de Ingeniería de Gijón".

    El profesorado de ambos centros está consolidado en sus labores docentes e investigadoras y muy vinculado a la actividad industrial de la región. Destacan sus colaboraciones con entidades tales como el Centro para la Calidad en Asturias, el Instituto Universitario de Tecnología Industrial de Asturias (IUTA), El Club Asturiano de Innovación, el Centro de Iniciativas y Transferencia a la Empresa (CITE), asociaciones sectoriales como FEMETAL o ATECYR, instituciones oficiales como la Consejería de Industria del Gobierno del Principado de Asturias o el Ayuntamiento de Gijón, además de una fluida relación con el Parque Científico y Tecnológico instalado en las cercanías de ambos Centros, así como las cerca de 450 empresas con las que conjuntamente tienen suscritos convenios de colaboración.

    En estos momentos, ambas Escuelas envían un elevado número de alumnos a cursar estudios en el extranjero en el marco de los programas europeos ERASMUS/SÓCRATES. De igual forma, se han firmado convenios de colaboración con la FICYT y otros centros extranjeros en el marco del programa LEONARDO DA VINCI, lo que permite a los alumnos realizar prácticas en empresas europeas durante períodos de tres a seis meses. Por último, se han puesto en marcha convenios de doble titulación con universidades alemanas, austriacas y españolas.

    Los equipos directivos de la Escuela Universitaria de Ingeniería Técnica Industrial y de la Escuela Politécnica Superior de Ingeniería han coordinado de forma conjunta la planificación del nuevo grado en Ingeniería Eléctrica que se propone en este documento, inaugurando una fructífera relación que mira esperanzadora al futuro en un marco unificado de actuación creando así un polo de atracción en el Campus de Gijón. Desde esa perspectiva, las sinergias de fusionar tradiciones, relaciones, prestigio y recursos tanto humanos como materiales son muy elevadas y permiten acometer con plenas garantías la impartición del grado propuesto.

    Extinción del plan de estudios

    Enseñanzas que se extinguen por la implantación del título propuesto

    La implantación del Grado en Ingeniería Eléctrica por la Universidad de Oviedo supone la extinción de los estudios de Ingeniero Técnico Industrial, especialidad en Electricidad (BOE 22-03-2000, Resolución 5582).

    Adaptación al grado

    De acuerdo con el Reglamento de Reconocimiento y Transferencia de Créditos y de Adaptación de la Universidad de Oviedo (BOPA 13-05-2011), "las asignaturas superadas en un plan de estudios de la Universidad de Oviedo que se extingue gradualmente por la implantación del correspondiente título propuesto, se adaptarán conforme a la tabla prevista en el plan de estudios del Título de Grado o Máster correspondiente".

    Ver tabla de adaptación al grado