Grados

Oferta 2016/2017

  • Grado en Ingeniería de Tecnologías Mineras

    Datos Generales

    Descripción:

    La duración del Grado en Ingeniería de Tecnologías Mineras es de 4 años. El mínimo de créditos exigidos para la obtención del título es de 240 créditos ECTS.

    Centro responsable:

    Idiomas en los que se imparte: Español

    Distribución y Créditos:

    • Formación Básica: 60
    • Obligatorias: 156
    • Optativas: 6
    • Prácticas Externas Obligatorias: 6
    • Trabajo Fin de Grado: 12

    Admisión: 45 plazas. Necesaria preinscripción

    Precio de un curso completo en primera matrícula:  1068,54 €

    Ingreso y salidas profesionales

    Perfil de ingreso
    • Bachillerato recomendado con la PAU superada: Científico-Técnico.
    • Ciclo formativo de grado superior recomendado: Edificación y Obra Civil, Electricidad y Electrónica, Energía y agua, Fabricación Mecánica, Instalación y Mantenimiento, Química y Vidrio y Cerámica.
    • Prueba de Acceso para mayores de 25, 40 o 45 años.
    • Titulación universitaria.

    Para cursar este grado es conveniente que el alumno posea una buena base en matemáticas, física y química y que además muestre interés por cursar unos estudios de Ingeniería en un marco de sostenibilidad y respeto al medio ambiente.

    Salidas profesionales

    La Ingeniería de Minas forma ingenieros generalistas, polivalentes y versátiles que cuentan con un bagaje educativo flexible e integrador para adaptarse de forma continua a la realidad social, económica e industrial.

    Perfiles profesionales:

    • Industria Minera
    • Energía y combustibles
    • Metalurgia y materiales
    • Sondeos y prospecciones mineras
    • Gestión de los recursos y medio ambiente
    • Docencia y/o investigación
    • Prospección de mercados y análisis de riesgos, gestión de proyectos y trabajos técnicos
    Salidas académicas

    El Grado en Ingeniería en Tecnologías Mineras permite el acceso al Máster Universitario de Ingeniería de Minas. El máster habilita para el ejercicio de la profesión de Ingeniero de Minas según lo establecido por la Orden CIN/310/2009 donde se establece los requisitos para la verificación del título universitario oficial de máster que habilite para el ejercicio de la profesión regulada.

    Además, el Graduado puede acceder a la oferta de Másteres impartidos por  la Universidad de Oviedo

    Características del centro

    Instalaciones y servicios

    La Escuela de ingeniería de Minas, Energía y Materiales de Oviedo ofrece a los alumnos una relación cercana con los docentes en un entorno poco masificado. El centro cuenta con aulas y laboratorios totalmente equipados y con todos los servicios para los alumnos: aula informática, repografía, cafetería, etc.

    Movilidad y relaciones internacionales

    La Escuela ha cerrado acuerdos de movilidad ERASMUS con centros de primer nivel de una decena de países europeos. Además, participa en el programa SICUE de movilidad y también organiza estancias en empresas e instituciones extranjeras.

    Prácticas, empleo y plan de acción tutorial

    El Grado de Ingeniería de Tecnologías Mineras establece prácticas obligatorias en empresas para todos los estudiantes. En la Escuela se está implantando un plan de acción tutorial global, que recoge de manera unificada las distintas herramientas de orientación e información al estudiante.

    Información adicional

    Justificación del título

    La Ingeniería de Minas es una rama de la Ingeniería, presente en España desde hace 232 años, cuyo campo de actividad está orientado hacia el proyecto, construcción y producción en un gran número de sectores industriales, tanto tradicionales como de futuro, tales como:

    La prospección e investigación geológico-minera, la explotación de todo tipo de recursos geológicos incluidas las aguas subterráneas, los almacenamientos subterráneos, las plantas de tratamiento de minerales, las plantas siderúrgicas, metalúrgicas y de materiales en general, la exploración y producción de hidrocarburos, la generación y transporte de energía, las plantas de carboquímica, petroquímica y gas, las plantas de tratamiento de residuos y efluentes, la fabricación y uso de explosivos, etc.

    La enseñanza de la Ingeniería de Minas en España es marcadamente generalista y su base multidisciplinar permite a los profesionales así formados ser polivalentes y versátiles y, por tanto, adaptarse a la mayoría de los sectores empresariales encontrando la solución a los diferentes problemas que se plantean tanto de orden tecnológico, como económico o de gestión.

    La carrera de Ingeniero de Minas ha constado tradicionalmente de una sólida formación básica, un estudio de las tecnologías fundamentales en sus diferentes campos de actividad, y una especialización en alguna o algunas de esas tecnologías. Todo ello aporta un marcado carácter generalista a su formación. Por ello, este ingeniero ha estado capacitado para desarrollar su carrera profesional en un amplio sector empresarial. Asimismo, la formación obtenida en organización y en técnicas de gestión, ha otorgado al Ingeniero de Minas una función significativa en la dirección de empresas del sector y de servicios, así como en la dirección y gestión de todo tipo de proyectos, responsabilidades en la Administración Pública, cargos institucionales diversos y organización de equipos pluridisciplinares.

    En los planes de estudio vigentes hasta la fecha, la Ingeniería de Minas está perfectamente establecida en cuanto a estructura académica, con sus atribuciones profesionales determinadas y avaladas por los Colegios Profesionales de Ingenieros de Minas. Las reformas de los planes de estudio ligadas a la puesta en marcha del Espacio Europeo de Educación Superior han supuesto un cambio radical en cuanto a la organización de los estudios de Ingeniería de la Rama de Minas, ya que las actuales atribuciones profesionales del Ingeniero de Minas se concederán únicamente a través del Máster en Ingeniería de Minas y las relativas al Ingeniero Técnico de Minas tras la superación de los estudios de Grado con una orientación tecnológica específica como son: Explotación y Prospección de Minas, Instalaciones Electromecánicas, Mineralurgia y Metalurgia, Sondeos y Prospecciones Mineras y Recursos Energéticos, Combustibles y Explosivos.

    En este contexto de reforma global, se ha considerado conveniente el diseño de un Grado en Ingeniería en Tecnologías Mineras que confiera a los alumnos una sólida formación científica, así como una amplia variedad de conocimientos en diversas tecnologías que los forje como profesionales multidisciplinares, capaces de encontrar solución a los problemas más complejos y difíciles. Y precisamente, la función de la ingeniería es resolver, tanto los problemas actuales como los que van a plantearse en el porvenir; en una palabra la ciencia y la tecnología han de ayudar al hombre a construir su futuro.

    Interés académico

    Los estudios de Ingeniería de Minas, al menos al nivel "Bachelor", están implantados en 84 países de los 193 con reconocimiento internacional general, impartiéndose en un total de 270 Universidades. Están presentes en la mayoría de los países de la Unión Europea y, asimismo, forman parte de la oferta formativa de universidades del máximo prestigio de Estados Unidos, Canadá, Australia y Suráfrica, tal como se puede consultar en la página web: http://www.mineprofs.org/, perteneciente a la Society of Mining Professors. También se puede consultar información sobre la implantación de los estudios de Ingeniería de Minas en el mundo en la página web: http://www.uiweb.uidaho.edu/mining_school/ del Dr. John R. Sturgul del Departamento de Metallurgical and Mining Engineering de la University of Idaho de Estados Unidos y que cuenta con la contribuciones, entre otros, del Prof. C. T. Shaw del Imperial College de Londres.

    Desde el punto de vista académico es imprescindible proponer estos estudios que tienen como fin adquirir conocimientos sobre la investigación, evaluación y explotación de los recursos minerales, incluidos hidrocarburos y aguas subterráneas y sobre su aprovechamiento y transformaciones con un enfoque que no está implícito en ninguna otra rama de la ingeniería.

    Según se recoge en la Orden Ministerial CIN/310/2009 de 9 de Febrero ( anexo I), donde se establecen los requisitos para la verificación de los títulos oficiales que habiliten para el ejercicio de la profesión de Ingeniero de Minas, en las condiciones de acceso al Máster en Ingeniería de Minas se manifiesta que además del acceso a dicho Máster a través de los títulos de grado que habilitan para el ejercicio de la profesión de Ingeniero Técnico de Minas, que a su vez están regulados por la Orden Ministerial CIN/306/2009 de 9 de Febrero (anexo II), se permitirá una segunda vía de acceso al mismo cuando el título de grado del interesado, acredite haber cursado el módulo de formación básica y el módulo común de la rama, aún no cubriendo un bloque completo del módulo de tecnología específica y sí 48 créditos de los ofertados en el conjunto de los bloques de dicho módulo de un título de grado que habilite para el ejercicio de Ingeniero Técnico de Minas, de acuerdo con la referida Orden Ministerial.

    El título que se propone, de Grado en Ingeniería de Tecnologías Mineras, cumple las condiciones exigidas en esta segunda modalidad de acceso al Máster en Ingeniería de Minas.

    Además, una de las finalidades que lo justifican, es que mediante este grado de tipo generalista el graduado/da adquirirá una sólida base de habilidades y conocimientos científico-tecnológicos que le facilitarán el acceso y la superación de estudios de Máster. Estos másteres pueden ser el Máster en Ingeniería de Minas, másteres de especialización en áreas de conocimiento tradicionales (ingeniería energética, ingeniería de materiales, etc.) o emergentes, (MBA, Nuevos Materiales…), o másteres orientados a la Investigación y posterior desarrollo del doctorado.

    Por otro lado, según se establece en el Real Decreto 1393/2007, de 29 de Octubre, las enseñanzas de Grado tienen como finalidad la obtención por parte del estudiante de una formación general, en una o varias disciplinas, orientada a la preparación para el ejercicio de actividades de carácter profesional. El grado en Ingeniería de Tecnologías Mineras cumple de una manera especial con ese requerimiento, ya que se plantea como un grado profundamente generalista, que permitirá al graduado/da desarrollar su actividad profesional en una gran parte de los campos de actividad de la Ingeniería de Minas, siendo sin duda el más generalista de todos los grados que se propondrán desde esta rama de la ingeniería, y por ello el que más se adaptará a la exigencia del Real Decreto anteriormente citado.

    Interés científico-tecnológico.

    Desde el punto de vista científico, con la estructura y contenidos de este plan de estudios se asegura la formación básica de los alumnos y su polivalencia tecnológica evitando así la posible limitación que pueden presentar los grados en Ingeniería con atribuciones profesionales temáticas o más específicas. Estos grados pueden presentar limitaciones en la multidisciplinariedad requerida en los ámbitos científicos descritos anteriormente.

    El título de Grado en Ingeniería de Tecnologías Mineras tiene como objeto formar ingenieros graduados con unos conocimientos y capacidades en áreas de actualidad candente y de un futuro ilimitado, como son: en el sector de la exploración y prospección de los recursos geológicos (minerales, rocas, combustibles fósiles, agua, espacios subterráneos, etc.), de la extracción de materias primas, de la obra civil, de la industria de la energía (recursos energéticos, generación y utilización de la energía), de los materiales tradicionales (aceros, metales, materiales de construcción, cerámicos, etc.) y avanzados, reutilización de residuos industriales y mejora de balances térmicos por su repercusión económica y sobre el medio ambiente, aplicando la experiencia en esta materia que la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Minas de Oviedo tiene desde hace 50 años impartiendo la titulación de Ingeniero de Minas, con las intensificaciones de Geología y Geofísica, Laboreo de Minas, Metalurgia y Materiales, Energía y Combustibles, y Gestión de Recursos y Medio ambiente, pero aplicado en este caso al nivel de la titulación de graduado/a en Ingeniería de Tecnologías Mineras.

    La Ingeniería de Minas sigue en vanguardia en el siglo XXI, demostrando eficacia y capacidad de adaptación a los cambios tecnológicos, económicos, laborales y sociales. Los ingenieros de minas mantienen pleno dominio en sus campos específicos y en nuevas áreas de gestión del entorno natural. Conciencia ecológica, tecnología puntera y cultura empresarial son las bases de esta ingeniería, aportando valores y habilidades para la innovación continua. Se trata de una ingeniería versátil, con capacidad de adaptación a diferentes áreas relacionadas con los recursos naturales, que ha ido transformando y ampliando sus campos de trabajo hasta convertirse en una de las ingenierías más generalistas, con presencia en numerosos sectores de actividad.

    Hoy, el mercado demanda ingenieros expertos en tecnologías extractivas y en gestión de recursos naturales, impulsado por sectores en pleno desarrollo: energético, explotación de recursos naturales, aguas, medio ambiente, obras civiles subterráneas, materiales, etc. El 70% de los Ingenieros de Minas trabajan en esos campos, como puede verse en la figura 2.3.1, donde se dan los resultados de una encuesta realizada por el Consejo Superior de Colegios de Ingenieros de Minas de España. Esta profesión proyecta su futuro en las más avanzadas tecnologías y en los más modernos sistemas de gestión, con un objetivo preciso: hacer más fácil la vida a los ciudadanos y gestionar responsablemente los recursos para dejar un mundo mejor a la sociedad de mañana.

    La propuesta que aquí se formula se centra en conseguir que los estudiantes que sigan los estudios del Grado en Ingeniería de Tecnologías Mineras adquieran una formación generalista en los campos de actividad relacionados con la profesión regulada de Ingeniero de Minas, correspondiendo al de un profesional con amplio campo laboral. Con esta formación se les faculta para su futuro desempeño profesional en áreas de interés prioritario para la sociedad actual, que influyen de manera decisiva en nuestra calidad de vida.

    Interés profesional.

    En cuanto al punto de vista profesional, es de gran interés el contar en las empresas con técnicos polivalentes, generalistas y versátiles, que pese a no tener atribuciones profesionales, disponen de una visión tecnológica de conjunto siendo especialmente adecuados al I+D+i empresarial, puestos de responsabilidad en Empresas, formando parte de equipos multidisciplinares o dedicados a la docencia en centros de educación secundaria o módulos de formación profesional. Esta sería otra de las finalidades que justifican el Grado que se propone.

    Estadísticamente, el 75% de los actuales titulados de la Rama de Minas en activo no ejercen como profesión regulada. Por tanto, se hace necesaria un formación generalista, transversal, potenciadora de la capacidad de adaptación rápida a cualquier demanda profesional de carácter tecnológico y científico.

    En el grado de Ingeniería de Tecnologías Mineras que se propone, se recogen todas las actividades profesionales de la Rama de Minas, en sus diferentes especialidades, que no contemplan las exigencias legales de profesión regulada.

    Entre los tipos de actividad que podrán desarrollar los graduados en Ingeniería de Tecnologías Mineras cabe destacar:

    • Consultorías.
    • Sistemas de gestión de calidad, medio ambiente, residuos, etc.
    • Coordinación de seguridad.
    • La administración a todos los niveles.
    • Estudios, informes, peritajes, valoraciones, etc.
    • Análisis de riesgos.
    • Conservación y mantenimiento.
    • Entidades colaboradoras de la administración.
    • Gestión del patrimonio.
    • Inspección.
    • Estudios de impacto ambiental.
    • Planificación territorial.

    Dicha actividad podrán ejercerla en los siguientes campos:

    • Prospección minera.
    • Investigación geológico- minera.
    • Explotación de recursos geológicos.
    • Aguas subterráneas.
    • Obras subterráneas.
    • Almacenamientos subterráneos.
    • Plantas de tratamiento y beneficio.
    • Plantas energéticas (centrales térmicas, cogeneración, energías renovables, nucleares, geotérmicas,etc.).
    • Plantas mineralúrgicas, metalúrgicas, siderúrgicas, de materiales de construcción, cerámicos, refractarios, etc.
    • Plantas de carboquímica, petroquímica y gas.
    • Plantas de tratamiento de residuos y efluentes.
    • Fábricas de explosivos y pirotecnia.
    • Instalaciones mecánicas, eléctricas y su mantenimiento.
    • Redes de transporte de energía.

       

    • Instalaciones de transporte y almacenamiento de materiales sólidos, líquidos y gaseosos.
    • Escombreras, balsas y presas.
    • Sostenimiento y cimentación.
    • Demolición y restauración.
    • Ordenación del territorio.
    • Medio ambiente.
    • Cartografía, posicionamiento, teledetección.

    Interés social y relación de la propuesta con las características socioeconómicas de la zona de influencia del título

    Interés social del título.

    De la Tierra surgen los recursos que hacen posible la vida, gestionarlos desde los principios de la sostenibilidad es la labor del Ingeniero de Minas porque, precisamente, en las labores mineras se encuentra el origen de casi todo, de donde comienzan las cosas a serlo, desde las más cotidianas a las más sofisticadas. Esta profesión proyecta su futuro en las más avanzadas tecnologías y en los más modernos sistemas de gestión, con un objetivo preciso: hacer más fácil la vida a los ciudadanos y gestionar responsablemente los recursos para dejar un mundo mejor a la sociedad de mañana.

    La exploración o investigación minera es el primer paso de la minería y constituye una especie de combustible o energía para que la industria minera funcione. Los recursos minerales no son recursos renovables y hay que sustituirlos cuando se agotan. Las tecnologías modernas de exploración se basan en aparatos sensibles que descubren variaciones en las características físicas y químicas de la corteza terrestre, ligadas a la existencia de los yacimientos minerales.

    Una vez detectadas esas anomalías geofísicas, se procede normalmente a la realización de perforaciones -sondeos- para recuperar muestras de mineral y estudiar así sus contenidos en metal o sustancia aprovechable, sus propiedades, etc.

    La siguiente etapa la constituye la valoración o medida de los recursos minerales descubiertos, que derivarán hacia la planificación de una nueva explotación, si los resultados obtenidos dieran lugar a la decisión de invertir en un nuevo proyecto de explotación.

    Una mina consiste en un conjunto de construcciones civiles, maquinaria, obras de preparación realizadas en la misma roca e infraes¬tructuras necesarias para la extracción, procesamiento y deposición de los residuos generados en las mejores condiciones ambientales posibles. Externamente, apenas se puede apreciar el esfuerzo tecnológico, económico y humano que ello supone.

    El término minería usado en un sentido amplio incluye, además de las operaciones subterráneas y a cielo abierto, las que se producen en el tratamiento de las sustancias minerales extraídas, tales como su trituración, la separación por tamaños, el lavado, la concentración por diversos medios, su espesado y el secado, buscando en todo momento el acondicionamiento de esas sustancias para su venta y transformación.

    La actividad minera no deja de ser una actividad industrial más, pero de carácter muy singular, por lo que necesita para su desarrollo también de profesionales de carácter singular. Entre sus propiedades más sobresalientes pueden citarse las siguientes:

    El control ambiental de las operaciones mineras y la restauración de los espacios por ellas originados forman parte habitual de la planificación, operación y clausura de las explotaciones mineras, pudiendo empezar en su primer año de trabajo, y continuando el proceso de restauración hasta mucho después del cierre de la mina.

    El desarrollo de una explotación "sostenible" implica la integración del resultado económico en una estrategia de riguroso control medioambiental y un aseguramiento de las condiciones de trabajo personal y, además de una sensibilidad por la sociedad afectada por las operaciones de explotación, así como de una persistente conciencia de mejorar los sistemas que pueden verse involucrados en la calidad ambiental de las explotaciones.

    En los albores del siglo XXI, parece demostrado que la energía es y será el gran motor del desarrollo de los pueblos, pero que su disponibilidad y sostenibilidad son dos problemas fundamentales para el futuro de la humanidad. En nuestra civilización la disponibilidad de energía es un principio básico, ya que está ligada al nivel de vida de la sociedad, constituyendo la base esencial para garantizar el bienestar económico y social. Sin energía no hay crecimiento.

    Disponer de los recursos energéticos necesarios y de ingenieros adecuadamente formados en el sector de la energía con los conocimientos, capacidades y habilidades necesarias es, y será, un activo imprescindible para la supervivencia del modelo de sociedad que conocemos. Los problemas asociados al uso de la energía son uno de los principales escollos del futuro tecnológico de la industria española, europea y mundial. Según la Oficina de Información Energética (EIA) del Gobierno de los Estados Unidos, en su último informe de perspectiva sobre la Energía en el Mundo, el consumo de energía aumentará en un 57 % en los próximos 25 años. Gran parte de este consumo será debido al incremento en los países con economías emergentes, que consumirán grandes cantidades de combustibles fósiles, con lo que las previsiones es que se pase de las 28,1 millones de toneladas de CO2 emitidas en 2005, a las 34,3 en 2015 y a 43,3 en 2030.

    El desarrollo de tecnologías de captura y almacenamiento geológico de CO2 es uno de los retos de I+D+i empresarial. La captura de CO2 constituye una nueva línea de futuro para una minería de carbón, sostenible, social y que mantenga la sostenibilidad medioambiental en un contexto de cambio climático. En 20 años las centrales de carbón serán de emisión casi cero.

    Los Ingenieros de Minas, representados por su Consejo Superior de Colegios, han comparecido en el 2006, 2007 y 2009, en el Congresos de los Diputados para informar, opinar y debatir sobre el tema energético. En la primera comparecencia de 2006, titulada "La encrucijada energética: una visión general", se analizó la situación presente y futura de la energía, pasando revista a todas las fuentes primarias, tanto de combustibles fósiles como a las renovables y a la nuclear. La edición de 2007, titulada "La energía y el cambio climático", trató de encuadrar la utilización de las diferentes fuentes energéticas en los acuerdos del Protocolo de Kioto, desde una política energética y medioambiental integrada y acorde con los objetivos y perspectivas de la Unión Europea. La tercera edición de 2008 abordó el tema "Necesidad de una estrategia energética sostenible".

    Los Materiales (aceros, fundiciones, aleaciones no férreas, cerámicos, vidrios refractarios, polímeros y compuestos) tanto tradicionales como avanzados (Nuevos Materiales) juegan un papel fundamental en las economías de los países desarrollados, como refleja la plena actualidad de áreas como los "materiales inteligentes", la nanotecnología, los biosensores, etc. Los Ingenieros de Minas, con una intensificación en Metalurgia y Materiales, siempre han participado en el desarrollo de los materiales tradicionales (aceros, fundiciones, aleaciones, refractarios, cementos, etc), así como en los que se requieren para nuevas aplicaciones (superaleaciones, tecnopolímeros, etc ) y que están dando lugar, tanto unos como otros, a desarrollos tecnológicos significativos en campos muy diversos, como ingeniería, sanidad, energía, medioambiente, etc.

    Se trata de encontrar los procesos de conformado que los hagan económicamente viables, de mejorar las prestaciones de los materiales existentes, de ser capaces de optimizar la selección de materiales y de crear bases de datos precisas que sirvan para predecir sus propiedades y su comportamiento en servicio, todo ello considerando el impacto ambiental y los principios de la sostenibilidad.

    De todo lo anterior se deriva el interés para la sociedad actual, y aún más para la del futuro, de la necesidad de un título de Grado en Ingeniería de Tecnologías Mineras organizado con objeto de suministrar la formación adecuada a los futuros profesionales de dicha ingeniería en los siguientes campos:

    Relación de la propuesta con las características socioeconómicas de la zona de influencia del título.

    Asturias es una de las regiones españolas de más antigua tradición industrial gracias, principalmente, al laboreo de sus extensos yacimientos de carbón de hulla de la Cuenca Central, existiendo también importantes yacimientos de antracita en la zona suroccidental. Así el carbón, ese mineral "acaso más precioso que el oro y la plata" como dijo Jovellanos, articuló toda la estructura industrial y la infraestructura territorial de la Asturias central. Además la notable variedad de especies minerales localizadas en Asturias la singularizan como uno de los entornos geológicos con mayor interés prospectivo, llegándose a contabilizar cerca de 800 localidades con algún tipo de actividad minera para sustancias no energéticas (Espato flúor, Caolín, Hierro, Oro Plomo-Cinc, Cobre, Mercurio, Manganeso, Antimonio, Cobalto-Níquel, Wolframio y Molibdeno).

    El desarrollo de la minería asturiana llega de la mano de la Real Orden de 1829 que trata de promover la explotación de carbón de hulla. Por estos años Guillermo Schultz comienza sus primeros estudios científicos en Asturias publicando el "Atlas geológico y topográfico de Asturias" y "Descripción geológica de la provincia de Oviedo". También en esta época los inversores extranjeros arriesgan el dinero para levantar industrias para la extracción y de la metalurgia en Asturias. En 1833, la familia Lesoinne (de origen belga) y Joaquín Ferrer y Felipe Riera (catalanes), fundan la

    Real Compañía Asturiana de Minas. Es la primera empresa de envergadura que comienza a funcionar en Asturias. En 1836 se exportan desde los puertos de Gijón, Aviles y Villaviciosa unas 12.700 toneladas de mineral.

    También por esta época Alejandro Aguado (sevillano) funda la Sociedad de Minas de Siero y Langreo, que en 1838 consigue 50 concesiones. De este sevillano es obra la Carretera Carbonera de Langreo a Gijón terminada en 1842.

    El ferrocarril de Langreo a Gijón se inaugura en Agosto de 1853 pudiendo transportar unas 103.000 toneladas anuales mientras que la Carretera Carbonera llegaba a las 34.000; esto supuso el despegue de la producción. En 1850 se exportan 60.000 toneladas, mientras que en 1860 se llega a 170.000, en 1870 son 360.000 y 620.000 en 1890.

    El 9 de Marzo de 1967 se creó la actual empresa Hulleras del Norte Sociedad Anónima (HUNOSA) con un capital inicial de 3.380 millones de pesetas dividiéndose las aportaciones de esta manera:

    El 77% el INI Un 6% Hullera Española

    Un 10% Duro-Felguera El 2% Fabrica de Mieres

    El 5% restante lo aportó: Carbones Nueva Montaña, Carbones Asturianos, Industrial Asturiana, Industrial Minero-Astur, Hulleras del Turón, Hulleras de Veguín y Olloniego, Hullasa, Minas de Langreo y Siero y otras.

    Apoyándose en la minería del hierro y del carbón, esta última aporta una de las materia primas necesarias (hulla coquizable) para la obtención del coque necesario para la fabricación del arrabio, a mediados del siglo XIX comenzaron a funcionar los primeros hornos altos en Mieres (desde 1852) y en La Felguera (desde 1.859). En 1875 existían cinco importantes empresas asturianas, hegemónicas de la producción siderúrgica nacional gracias a la desfavorable influencia de las guerras carlistas en el País Vasco, situación que cambió en la siguiente década con la creación de importantes hornos altos en Vizcaya.

    En este contexto a principios del siglo XX surgen siderurgias con capitales privados, próximas a las cuencas carboníferas del noroeste peninsular y la los yacimientos férreos del País Vasco. Así se crean varias acerías eléctricas entre las que destacan Duro Felguera, la Sociedad Fábrica Mieres, Patricio Etxebarría, Aceros Lasarte y en 1901 de la integración de tres sociedades vizcainas (La Vizcaya, AHB y La Iberia) surge la acería integral Altos Hornos de Vizcaya (AHV) que lideró el sector siderúrgico español hasta bien entrada la segunda mitad del siglo XX.

    El 15 de junio de 1950 el Estado Español dictó un decreto encargando al Instituto Nacional de Industria (INI) la construcción de la Empresa Nacional Siderúrgica S.A., (ENSIDESA) de capital totalmente público en Avilés (Asturias) que arrancó su primer horno en 1957, pasando a ser la siderurgia española líder del mercado. Ensidesa, dio lugar a Aceralia, que se integró con la francesa Usinor y la luxemburguesa Arbed, creando Arcelor, la cual en 2006 se fusionó con Mittal Steel creándose ArcelorMittal, que es la mayor compañía siderúrgica mundial, con una plantilla de más de 310.000 empleados en más de 60 países.

    Por otra parte, la existencia de los yacimientos de carbón en Asturias y su particular orografía, también ha dado lugar al desarrollo de una importante actividad industrial en el sector de generación de energía, tanto térmica como hidráulica y minihidráulica, siendo una Comunidad con un importante excedente de energía, de ahí su trascendencia en el abastecimiento energético del país. En la tabla 2.5.2.1 puede verse el balance de potencia a 31 de diciembre de 2008 del sistema eléctrico nacional, y el tanto por ciento de peso que en el representa la potencia instalada en Asturias, que es del 4,44 %.

    Las características de las seis centrales térmicas que Asturias acoge su territorio y los proyectos de nuevas centrales, que de llevarse a cabo va a suponer un notable incremento de la potencia instalada en la región asturiana, sobre todo de ciclo combinado de gas natural, debido a la presencia de la regasificadora del puerto del Musel (Gijón).

    Con referencia a la energía eólica, Asturias tiene once parques eólicos en funcionamiento, que suman 276 megavatios de potencia, y en 2015 casi se habrá quintuplicado esa capacidad de generar electricidad aprovechando el viento con los proyectos que ya están autorizados y los nuevos que se activarán próximamente a raíz del final de la moratoria que desde 2001 ha limitado la tramitación de nuevas solicitudes de las empresas. Esa estimación, fundamentada en las previsiones del Gobierno regional y de las compañías eléctricas, hará que Asturias añada a su ya potente negocio del kilovatio notables producciones eólicas, equivalentes a la luz necesaria para cubrir los consumos domésticos de una población de unos dos millones de personas. La población actual de Asturias es de 1.058.923 personas.

    A parte de los tres sectores económicos básicos anteriores, la región cuenta con una industria metalúrgica no férrea (aluminio y cinc), con una importante industria de materiales refractarios (una siderurgia integral es una gran consumidora) y con industrias, que podemos denominar como auxiliares de la construcción, como son el cemento, la cerámica y el vidrio.

    El entorno industrial y socioeconómico de la zona, de gran tradición minera, siderometalúrgica y energética como se ha visto, justificó la creación de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Minas en Asturias, localizándose en la capital Oviedo, pues existía la necesidad de formar un mayor número de Ingenieros de Minas en España. Tal decisión estaba plenamente justificada dado que, desde prácticamente su creación, la titulación de Ingeniero de Minas siempre contó con cuatro especialidades o intensificaciones con las siguientes denominaciones: Laboreo y Explosivos, Geología y Geofísica, Mineralurgia y Metalurgia y Energía y Combustibles, que como su nombre indica están directamente relacionadas con el entorno industrial y socioeconómico de la zona.

    Es preciso destacar la importancia que tienen en la actualidad en el sector industrial del Principado de Asturias las empresas siguientes:

    ?Empresas metalúrgicas como ArcelorMittal, Alcoa, Asturiana del Zinc del grupo Xstrata, Asturiana de Aleaciones, Hierros y Aplanaciones S.A. (HIASA), Ideas en metal, KLK Electromateriales, empresas dedicadas a la fabricación de productos metálicos moldeados como Felguera Melt, IDESA o Fundición Nodular, empresas fabricantes de cementos y materiales cerámico-refractarios, como es el caso de Tudela Vegín, Saint-Gobain Cristalería, Cerámica del Nalón, Vesuvius, Plibrico o Pasek, empresas del subsector de materiales plásticos, como Dupont Ibérica, Linpac Packaging Spain o Felemang y finalmente empresas fabricantes de bienes de equipo, como son las diferentes empresas de los grupos Duro-Felguera, Idesa, TADARSA, entre otras.

    La evolución de la producción de las industrias extractivas en Asturias en el período 2001-2007 en toneladas y en la tabla 2.5.2.5 la evolución de la producción de carbón en España y en Asturias en miles de toneladas, la cual pone de manifiesto que en Asturias se produce más de la cuarta parte de la hulla y antracita de España, no existiendo producción de lignito pardo y negro.

    En España existen 6 Colegios Oficiales de Ingenieros de Minas que son:

    La cifra de 2332 colegiados del Colegio del Noroeste (que abarca Asturias y Galicia), con respecto al total 6122, pone de manifiesto la importancia de la Ingeniería de Minas en Asturias, ya que supone el 38.1% de los colegiados. Una parte importante de los 2332 colegiados del Colegio del Noroeste han obtenido su título en la Escuela de ingeniería de Minas, Energía y Materiales de Oviedo y han contribuido y contribuyen activamente en el desarrollo industrial y socioeconómico de España y, en particular, de Asturias.

    Finalmente hay que destacar, que las áreas de Materiales y de Energía son dos de las tres áreas que el Principado de Asturias ha identificado, en su Plan de Ciencia, Tecnología e Innovación 2006-2009, PCTI (http://www.ficyt.es) como de especial relevancia económica, en virtud de su capacidad de proyección estratégica para el desarrollo de la región, para lo que considera prioritario disponer de medios humanos y técnicos suficientes para asegurar la calidad de sus actuaciones. Este hecho se explica debido a que las más importantes empresas asturianas desarrollan su actividad en los sectores energéticos y de materiales, generando y distribuyendo energía, fabricando materiales, componentes y estructuras metálicas, cerámicas y plásticos, etc., por lo que tienen la necesidad de incorporar a sus plantillas titulados bien formados en esas materias, que sean capaces de liderar en el futuro las innovaciones en sus respectivos sectores.

    Por otra parte, la Universidad de Oviedo, en la reciente convocatoria del Subprograma de I+D+i y Transferencia del Ministerio de Ciencia e Innovación, ha obtenido una de las 22 distinciones de "Campus Excelente en Investigación y Transferencia", en el área científico-tecnológica de Energía.

    Se trata pues de implantar un Grado cuyos graduados/as continúen la labor de las 43 promociones de Ingenieros de Minas que han obtenido su título en la cincuentenaria Escuela de ingeniería de Minas, Energía y Materiales de Oviedo y que cubran las necesidades de titulados que demandan las características socioeconómicas de la zona de influencia del título, cuyo tejido industrial está fuertemente relacionado con los sectores mineros (Prospección y explotación), energéticos, siderometalúrgicos y de materiales. El Grado en Ingeniería de Tecnologías Mineras estará enfocado hacia la capacitación de técnicos con altos conocimientos prácticos, dispuestos a incorporarse con éxito rápidamente a las plantillas de las empresas de los sectores industriales citados.

    Datos aportados por el libro blanco de la titulación de grado en Ingeniería de Minas y Energía (ANECA).

    Información basada en el INEM.

    Para disponer de una perspectiva suficiente, el estudio en que se fundamenta el Libro Blanco se realizó sobre datos de un periodo de cinco años, comprendidos entre 1999 y 2003.

    Para obtener una información completa y realista, al no disponer de informes detallados por parte de los Colegios Profesionales y ante la dificultad de acceder, mediante encuestas, a un número significativo de titulados, se ha optó por basar el estudio en los datos aportados por el Instituto Nacional de Empleo, matizándolos con la información procedente de otras fuentes.

    Se analizaron por separado los colectivos correspondientes a titulados Ingenieros de Minas y a titulados Ingenieros Técnicos de Minas. A su vez, los Ingenieros Técnicos de Minas se separaron por especialidades, para una mejor estructuración de la información.

    Ingenieros Técnicos de Minas.

    La evolución del número de Ingenieros Técnicos de Minas inscritos como desempleados en el INEM, por especialidades,

    Tabla: Número de desempleados Ingenieros Técnicos de Minas en el periodo 1999/2003.

    DESEMPLEADOS IT DE MINAS 1999 2000 2001 2002 2003
    IT Minas 197 153 157 186 161
    ITM Explotación de Minas 197 81 90 111 114
    ITM Instalaciones Electromecánicas Mineras 41 38 42 59 48
    ITM Mineralurgia y Metalurgia 67 68 61 56 80
    ITM Recursos Energéticos, Combustibles y Explosivos 106 89 94 119 92
    ITM Sondeos y Prospecciones Mineras 45 59 58 72 75
    TOTALES 553 488 502 603 570

    Los grupos más significativos, en todo el periodo analizado, son los correspondientes a IT Minas (sin especificar especialidad), a Explotación de Minas y a Recursos Energéticos, Combustibles y Explosivos. La de Explotación de Minas es la especialidad que se imparte en más Centros y la que proporciona, en consecuencia, un mayor número de egresados. Es importante señalar que la misma persona puede estar registrada en el INEM hasta en cuatro titulaciones (o especialidades) distintas, por lo que los datos anteriores pueden sobrevalorar de forma considerable el paro real. Como estimación alternativa de éste podríamos considerar los inscritos con el título genérico de IT Minas, por entender que casi todos los titulados figurarán con esta denominación, además de figurar con la de una o más especialidades.

    La media de los valores totales registrados en estos cinco años se sitúa próxima a 540. No se observa una tendencia clara en estos valores, situándose el mínimo en el año 2000 (488 inscritos) y el máximo en el año 2002 (603 inscritos). El último año registrado (2003) presenta un valor inferior al del año anterior, aunque superior a la media. No disponemos del número total de titulados en España, pero sí del de colegiados (9.380). Frente a este valor, el índice medio de demandantes de empleo sería del 5,76%; frente al de titulados será claramente inferior. Si consideramos los inscritos con la denominación genérica de IT Minas, obtenemos un valor medio de 171 demandantes. Con este dato, el índice medio sería del 1,82%.

    El número de contratos registrados en las oficinas del INEM en el mismo periodo, correspondientes a demandantes con la titulación de Ingeniero Técnico de Minas, figura en la tabla 2.5.3.1.1.3.

    Tabla: Número de contratos de Ingenieros Técnicos de Minas registrados en la oficinas del INEM durante el periodo 1999/2003.

    CONTRATOS REGISTRADOS 1999 2000 2001 2002 2003
    Minas 550 414 242 230 246
    ITM Explotación de Minas 417 365 222 230 200
    ITM Instalaciones Electromecánicas Mineras 189 147 114 119 147
    ITM Mineralurgia y Metalurgia 207 147 76 93 84
    ITM Recursos Energéticos, Combustibles y Explosivos 393 404 276 218 228
    ITM Sondeos y Prospecciones Mineras 229 215 172 159 132
    TOTALES 1985 1692 1102 1049 1037

    Puede observarse que existe una tendencia clara de disminución del número de contratos registrados al principio del periodo analizado, muy marcada durante los dos primeros años, lo que podría indicar un cambio de criterio en el INEM a la hora de clasificarlos. En cualquier caso, la situación se estabiliza a partir del año 2001 y el número de contratos registrados se mantiene sensiblemente constante hasta 2003.

    Se aprecia una gran diferencia, año a año, entre el número de inscritos y el de contratos (cuyo registro es obligatorio). Esto constituye una situación favorable a estas titulaciones, puesto que las contrataciones son superiores al número total de egresados y al de parados, como puede apreciarse en las tablas anteriores.

    Para analizar con más detalle las principales características del desempleo en estas titulaciones se consideró, como referencia, los datos correspondientes al año 2002. Como se puede apreciar en la siguiente tabla, de los parados registrados ese año, sólo un porcentaje minoritario se encontraba inscrito durante más de un año, que se considera el tiempo medio razonable para encontrar empleo.

    Los parados de larga duración (más de 12 meses) suponen menos de la mitad de los inscritos durante más de tres meses y, aproximadamente, la cuarta parte del total de inscritos. El índice de desempleo relativo al total de parados de larga duración (149) sobre el número de colegiados sería del 1,6%. Este valor se interpreta como el correspondiente al paro no coyuntural y, como se aprecia, es muy reducido.

    Las ocupaciones que vienen desempeñando los Ingenieros Técnicos de Minas, siempre según los datos del INEM, pueden observarse en la siguiente tabla.

    Tabla: Ocupaciones de mayor ocupación entre el colectivo de Ingenieros Técnicos de Minas.

    Ocupaciones de mayor contratación (fuente INEM) %
    Ingeniero Técnico de Minas 31
    Administración 13
    Industria manufacturera 16
    Construcción y Obra Civil 17
    Técnico de Prevención de Riesgos Laborales 4
    Procesos de fabricación, mecánica y electricidad 9
    Otros 9
    Docencia 1

    En la siguiente tabla se recoge un resumen de los principales campos de actuación de los ingenieros técnicos de minas.

    Tabla: Principales campos de actuación del colectivo de Ingenieros Técnicos de Minas.

    Campos de actuación %
    Administración 9
    Minería 31
    Energía 7
    Metalurgia y Materiales 13
    Explosivos 2
    Maquinaria, Equipos y Mantenimiento 4
    Investigación Geológica y sondeos 0.6
    Construcción y obra civil 12
    Ingeniería y consultoría 9
    Docencia 0.6
    Aguas, aguas subterráneas 2
    Medio Ambiente 1
    Prevención de Riesgos 0.3
    Varios 7

    Ingenieros de Minas.

    El número de egresados de Ingeniería de Minas en el periodo de referencia, 1999-2003 fue de 1.329. La evolución se muestra en la siguiente tabla.

    Tabla: Número de egresados en Ingeniería de Minas en el periodo 1999/2003.

    98/99 99/00 00/01 01/02 02/03
    248 284 284 234 279

    La evolución del número de desempleados en el mismo periodo se refleja en siguiente tabla:

    Tabla: Número de titulados en Ingeniería de Minas inscritos como desempleados en las oficinas del INEM en el periodo 1999/2003.

    Fuente INEM 1999 2000 2001 2002 2003
    TOTAL DESEMPLEADOS 245 207 217 207 249
    SIN IDENTIFICAR INTENSIFICACIÓN 111 90 84 86 105

    Como se indicó anteriormente, la misma persona puede estar registrada en el INEM hasta en cuatro titulaciones (o especialidades) distintas, por lo que los datos anteriores pueden sobrevalorar de forma considerable el paro real. Como estimación alternativa de éste podemos considerar los datos correspondientes a inscritos que no especifican especialidad o intensificación.

    La media de los valores totales registrados en estos cinco años se sitúa próxima a 225. No se observa una tendencia clara en estos valores, situándose el mínimo en los años 2000 y 2002 (207 inscritos), y el máximo en el año 2003 (249 inscritos). Frente al número total de colegiados (4.248) el índice medio de demandantes de empleo sería del 5,29%; frente al de titulados será claramente inferior. Si consideramos únicamente los inscritos que no indican especialidad o intensificación obtenemos un valor medio de 95 personas. Con este dato, el índice medio sería del 2,24%, más próximo, probablemente, al índice real.

    El número de contratos registrados en las oficinas del INEM en el mismo periodo, correspondientes a demandantes con la titulación de Ingeniero de Minas, figura en la siguiente tabla.

    Tabla: Número de contratos de Ingenieros Minas registrados en la oficinas del INEM durante el periodo 1999/2003.

    Fuente INEM 1999 2000 2001 2002 2003
    CONTRATADOS 606 591 288 315 313

    Puede observarse que existe un cambio muy brusco de 2000 a 2001, similar al que se observó para las titulaciones de Ingeniería Técnica de Minas y, seguramente, motivado por las mismas causas. A partir de ese momento el número de contratos registrados tiende a estabilizarse.

    Si se comparan los datos anteriores, parados inscritos y contratos registrados referidos a la Ingeniería de Minas, en la figura se aprecia una diferencia favorable en esta titulación, puesto que las contrataciones son superiores, año por año, al número de inscritos.

    La diferencia es, por otra parte, menos importante que la que corresponde a Ingenieros Técnicos de Minas.

    A 31 de diciembre de 2002 el número de demandantes de empleo registrados con la titulación de Ingeniero de Minas era de 283. En esta cifra se encuentran incluidos quienes se inscriben mientras disfrutan una beca de investigación, realizan prácticas en empresa o cursan el doctorado, además de los que se inscriben para mejora de empleo. Excluyendo a estos grupos la cifra se sitúa en 181 parados reales, es decir un 64% del total de demandantes.

    De este número de parados, 181, solamente 43 llevan inscritos más de 12 meses (tiempo medio razonable para encontrar empleo) es decir sólo el 15% de los parados son realmente los titulados que presentan dificultades a la hora de su contratación. El índice de paro de larga duración, sobre el total de colegiados (4.248) se situaría en el 1%.

    Las ocupaciones que vienen desempeñando los Ingenieros de Minas, siempre según los datos del INEM, pueden observarse en la siguiente tabla.

    Tabla: Ocupaciones de mayor ocupación entre el colectivo de Ingenieros de Minas.

    OCUPACIONES DE MAYOR CONTRATACIÓN FUENTE INEM %
    Ingeniero de Minas, en general 49
    Administración 13
    Industria manufacturera 10
    Construcción y Obra Civil 9
    Ingeniero Técnico de Minas 4
    Mecánica industrial 4
    Otros 11

     

    Tabla: Principales campos de actuación del colectivo de Ingenieros de Minas.

    CAMPOS DE ACTUACIÓN %
    Administración 20
    Minería 16
    Energía 16
    Metalurgia y Materiales 7
    Explosivos 2
    Maquinaria, equipos y mantenimiento 4
    Investigación geológica y sondeos 3
    Construcción y obra civil 7
    Ingeniería y consultoría 8
    Docencia 2
    Aguas, aguas subterráneas 1
    Medio Ambiente 3
    Prevención de Riesgos 0.3
    Varios 8

     

    En la segunda encuesta que se dirigió dese el grupo de trabajo que elaboró el libro bla

    nco a los titulados de I Minas e IT Minas (encuesta sobre competencias específicas) se incluyeron dos cuestiones relacionadas con el empleo. La encuesta fue respondida por 124 Ingenieros y 67 Ingenieros Técnicos de Minas. La primera cuestión se refería a las salidas profesionales de la titulación, según la experiencia del titulado. Las respuestas se distribuyeron como se recoge en la siguiente tabla.

    Tabla: Salidas profesionales de las titulaciones de Ingeniero de Minas y de Ingeniero Técnico de Minas.

    Salidas profesionales Muy pocas Pocas Bastantes Muchas
    I DE MINAS 1,6 20,2 55,6 22,6
    IT DE MINAS 1,5 10,4 62,7 25,4

    El colectivo de Ingenieros considera que su titulación ofrece bastantes salidas profesionales (55,6%); los porcentajes obtenidos por las opciones pocas salidas y muchas salidas están en torno al 20% y el obtenido por muy pocas sólo alcanza el 1,6%.

    El colectivo de Ingenieros Técnicos aun tiene una visión más favorable de las perspectivas profesionales de su titulación: mejoran los porcentajes obtenidos por bastantes salidas (62,7%) y muchas salidas (25,4%); el de muy pocas obtiene un valor similar al del colectivo de Ingenieros (1,5%).

    La segunda cuestión se refería a la situación laboral del encuestado. Los resultados se muestran en la siguiente tabla.

    Tabla : Situación laboral de los titulados en Ingeniería de Minas e Ingeniería Técnica de Minas.

    Situación laboral Ingeniería de Minas (%) Ingeniería Técnica de Minas (%)
    Puesto relacionado con sus estudios 67,7 68,7
    Puesto no relacionado con sus estudios 20,2 14,9
    Buscando el primer empleo 5,6 1,5
    En paro, habiendo trabajado antes 2,4 1,5
    Otros 4,0 ,0

    La mayoría de los titulados que responden a la encuesta (más del 67% en ambos colectivos) se encuentra trabajando en un puesto relacionado con sus estudios. Ninguno de los Ingenieros Técnicos se encuentra en situación de paro y sólo un 2,4% de los Ingenieros se encuentran en esa situación. Además hay un 1,5% y un 5,6%, respectivamente, de los titulados que están buscando el primer empleo.

    Según el perfil profesional con el que más se identifica su puesto de trabajo actual, los titulados que han respondido a la encuesta se distribuyen como muestra la siguiente tabla.

    Tabla: Distribución porcentual de los ingenieros de Minas e Ingenieros Técnicos de Minas según los diferentes perfiles profesionales.

    Perfil profesional Ingeniería de Minas (%) Ingeniería Técnica de Minas (%)
    Investigación de recursos geológico-mineros 7,3 7,5
    Explotaciones mineras 19,4 46,3
    Mineralurgia, Metalurgia y materiales 8,1 6,0
    Energía 24,2 7,5
    Construcción y obras subterráneas 6,5 17,9
    Maquinaria, equipos e instalaciones 5,6 7,5
    Explosivos 0,8  
    Medio ambiente 8,9  
    Seguridad y prevención 9,7 6,0
    Gestión y calidad 9,7 1,5

    Datos aportados por los Colegios Profesionales.

    En el libro blanco de minas se recoge la información aportada por el colegio de ingenieros de minas, acerca de los ingenieros colegiados inscritos en la Comisión de Empleo. En dicha información reflejada en la siguiente tabla, se señala que en el momento del estudio había 236 inscritos aunque faltaban los datos de alguna sede colegial, indicándose también que la mayor parte de los inscritos (71,2%) no se encontraba en situación de paro, sino de mejora de empleo.

    Tabla: Relación de Ingenieros de Minas inscritos en las Comisiones de empleo de las diferentes sedes del Colegio Profesional correspondiente.

    SEDE COLEGIALTRABAJANDOEN PAROTRABAJANDO(%)EN PARO (%)TOTAL

    Colegio

    Centro1506071,428,6210

    Colegio

    Mediodía21002

    Colegio

    Norte11001

    Colegio

    Noroeste9853,947,117

    Colegio

    Levante61006

    TOTAL1686871,228,8236

    Estudio de empleabilidad de titulados de la Universidad de Oviedo.

    El estudio fue realizado en el año 2005 por encargo del Gobierno del Principado de Asturias y se concentró sobre los egresados en la Universidad de Oviedo en el curso 2000-2001, con una experiencia máxima en el mercado del trabajo de dos o tres años. La muestra en la que se fundamentó el estudio correspondió al 59,8% del total.

    Estudio de la situación actual y perspectivas de la formación y empleabilidad de los Ingenieros de Minas.

    Este estudio está siendo desarrollado por el Consejo Superior de Colegios de Ingenieros de Minas, mediante encuestas enviadas a 2976 ingenieros de minas colegiados que disponen de correo electrónico.

    Características de la muestra.

    Colectivo de Ingenieros de Minas Colegiados (Población):4.886

    Marco muestral (disponen de e-mail):2.976

    Número de encuestas comenzadas:1.025

    % de respuesta total (sobre el Marco muestral):34,44%

    Número de encuestas contestadas válidas:763

    Número de encuestas sin completar:262

    % de respuestas válidas:25,64%

    Imprecisión máxima de las estimaciones para poblaciones normales:1'56% sobre la escala en que se mida cada pregunta

    Imprecisión máxima de las estimaciones para poblaciones no normales:3'06% sobre la escala en que se mida cada pregunta

    Sistema de contactoCorreo electrónico

    Recogida de datosOctubre 2008 – Enero 2009

    Encuestas enviadas a través de internet98.68%

    Encuestas enviadas a través de correo ordinario1.32%

    Cuestiones relacionadas con la titulación.

    En cuanto a las cuestiones relacionadas con la titulación, en la siguiente tabla se muestran las razones por las que los encuestados eligieron la carrera. Claramente destacan las razones debidas a las "salidas profesionales" y a la "realización personal". Estas dos variables son las únicas que tienen una valoración por encima del valor medio de la escala.

    Tabla: Cuestiones relacionadas con la titulación.

    nMediaIC-IC+

    Por las salidas profesionales que ofrecía7636.636.486.78

    Realizarme personalmente7636.005.836.18

    Por el dinero que se gana7633.102.933.25

    Porque no obtuve la nota necesaria para hacer lo que quería7632.252.052.48

    Para no vivir en otra ciudad distinta de la que residía7632.131.952.33

    Por no poder afrontar el gasto que suponía vivir en otra ciudad7631.851.682.05

    Es la profesión familiar7631.751.551.95

    Porque querían mis padres7631.431.251.58

    Por estar con mis amigos7630.930.831.05

    Porque era fácil7630.830.730.95

    La carrera de Ingeniero de Minas como base.

    Los encuestados creen que la carrera ha sido una buena base principalmente para empezar a trabajar. Como se muestra en la tabla 2.5.5.4.1 todos los ítems son valorados de forma positiva, lo que indica que la carrera es percibida como una buena herramienta para la formación como Ingeniero de Minas. Sólo el ítem referido al desarrollo de la capacidad como emprendedor obtiene una valoración neutra en la escala.

    Tabla 2.5.5.3.1.- La carrera de Ingeniero de Minas como base.

    La carrera una buena base para:nMediaIC-IC+

    empezar a trabajar?7637,687,537,83

    mejorar tu desarrollo personal?7636,656,506,83

    mejorar tus perspectivas profesionales?7636,606,456,75

    realizar las tareas de tu trabajo actual?7635,905,736,10

    desarrollar tu capacidad como emprendedor?7634,854,655,03

    Situación laboral de los Ingenieros de Minas.

    De los resultados de la encuesta se concluye que de media pasaron poco más de 3 meses hasta que consiguieron su primer empleo.

    Existe un patrón similar entre los diferentes empleos. Alrededor de dos terceras partes de los Ingenieros (4+5) ha tenido y tiene un trabajo relacionado con su carrera. Alrededor de una quinta parte (1+2) ha trabajado o trabaja realizando tareas con poca relación con su carrera. En la siguiente table se muestra la adecuación del puesto de trabajo con la carrera a lo largo de la vida laboral.

    En la siguiente tabla pueden verse los motivos por los cuales los Ingenieros de Minas no disponen de empleo. Sólo un 3,54% de los Ingenieros de Minas está desempleado. El resto está trabajando actualmente o está jubilado o prejubilado.

    Tabla: Adecuación del puesto de trabajo con la carrera a lo largo de la vida laboral.

    Primer empleoSegundo empleoTercer empleoTrabajo actual

    Intensidad relaciónn%n%n%n%

    176312,715329,773027,6267610,50

    276310,225328,273028,2867610,80

    Negativa (1+2)22,9318,0415,921,3

    376315,2053215,2330215,8967615,68

    476316,2553220,3030217,8867620,86

    576345,6153246,4330250,3367642,16

    Positiva (4+5)61,8666,7368,2163,02

    Tabla 2.5.5.4.2.- Motivos por los cuales los Ingenieros de Minas no disponen de empleo.

    Motivos por los que no disponen de empleon%

    No encuentra1921,84

    Jubilado o prejubilado6068,97

    Sigue estudiando11,15

    Otros78,05

    Total87*11,40

    Total descontando jubilados o prejubilados27*3,54

    Método empleado para encontrar el primer empleo.

    En cuanto al método utilizado para encontrar el primer empleo, los contactos personales son los más destacados (50,26%), seguidos de Internet (20,17%). La siguiente tabla muestra los diferentes métodos utilizados, siendo también relevante el bajo índice de respuestas para las agencias de empleo públicas, o la nula presencia de las empresas de trabajo temporal.

    Tabla: étodo utilizado en la búsqueda del primer empleo

    Método utilizado en la búsqueda del primer empleon%

    Contactos personales28950,26

    Internet11620,17

    Continué con las prácticas de la carrera376,43

    Monté mi propio negocio345,91

    Servicios de empleo de la universidad172,96

    Anuncios periódico122,09

    Agencias de empleo públicas30,52

    Empresas de trabajo temporal00,00

    Otros6711,65

    Subtotal575100,00

    Perdidos188

    Total763

    Tipología de las empresas donde trabajan los Ingenieros de Minas.

    La caracterización de las empresas donde los Ingenieros de Minas trabajan actualmente se muestra en la siguiente tabla. Predomina claramente la empresa privada, la que tiene más de 250 trabajadores y la internacional.

    Tabla: Tipología de las empresas donde trabajan los Ingenieros de Minas.

    Características de la empresa donde trabaja actualmenten%*

    Privada54980,03%

    Pública10815,74%

    Sin ánimo de lucro213,06%

    Otras81,17%

    Subtotal686

    Más de 250 trabajadores41361,09%

    Entre 50 y 249 trabajadores11316,72%

    Entre 10 y 49 trabajadores8212,13%

    Menos de 10 trabajadores6810,06%

    Subtotal676

    Internacional33349,26%

    Nacional20430,18%

    Regional11216,57%

    Local273,99%

    Subtotal676

    Abanico salarial.

    En la siguiente tabla se da el abanico salarial de los Ingenieros de Minas, observándose que más del 50% ganan más de 3.000 € brutos mensuales:

    Tabla: Abanico salarial de los Ingenieros de Minas.

    Ingresos brutos mensualesn%

    1.000 € o menos71,04%

    Entre 1.000-2.000 €12017,75%

    Entre 2.000-3.000 €19128,25%

    Entre 3.000-4.000 €15823,37%

    Más de 4.000 €20029,59%

    676100

    Satisfacción con el trabajo actual.

    En cuanto a las opiniones de los Ingenieros sobre su actividad profesional, los resultados de las encuestas muestran que están satisfechos con su trabajo actual, alcanzado el grado de satisfacción un valor medio de 7,28, en una escala del 1 al 10.

    Formación permanente.

    Los Ingenieros de Minas muestran preocupación por seguir formándose. De hecho, casi un 70% ha realizado acciones formativas en los últimos 24 meses, siendo los motivos principales la actualización de conocimientos necesarios para el desempeño del trabajo y la mejora de la trayectoria profesional. En la siguiente tabla puede verse el tipo de actividad formativa realizada por los Ingenieros de Minas en los últimos 24 meses.

    Las acciones formativas realizadas se reparten principalmente en cursos de perfeccionamiento y formación ocupacional y masters. Por el contrario, los estudios de doctorado tienen menor relevancia.

    Hay que destacar, asimismo, que el número medio de horas dedicado a esas actividades formativas es de 227.60, lo que indica que la carga formativa de esas actividades es alta.

    Tabla: Actividad formativa realizada por los Ingenieros de Minas en los últimos 24 meses.

    Actividad formativa realizada en los últimos 24 mesesn%

    No realizan23330,54

    Sí realizan53069,46

    Subtotal763

    Razón principal

    Actualizar mis conocimientos para mi trabajo23942,75

    Mejorar mi trayectoria profesional23542,04

    Prepararme para trabajar en otra área346,08

    Facilitar el acceso a un empleo244,29

    Prepararme para trabajar por cuenta propia81,43

    Otros193,40

    Subtotal559

    Acciones formativas realizadas

    Cursos o programas de perfeccionamiento fuera del trabajo17532,17

    Cursos de formación ocupacional (en horario laboral)14025,74

    Máster10619,49

    Doctorado397,17

    Título de experto, especialista o diploma universitario de postgrado325,88

    MBA213,86

    Otros315,70

    Subtotal544

    Conclusiones

    Centrándonos en el análisis de los datos del INEM utilizados para la elaboración del libro blanco, aparece una diferencia favorable entre el número de titulados que salen de las aulas y el número de contratos registrados para los que es imprescindible poseer estos títulos. Si se incluyeran en el análisis otros empleos no específicos en los que también se insertan estos titulados la diferencia aumentaría puesto que ninguno de dichos empleos aparece saturado en el mercado laboral.

    Tanto los Ingenieros de Minas como los Ingenieros Técnicos de Minas presentan un porcentaje de inscritos como desempleados inferior al 6%. El paro de larga duración, referido a desempleados inscritos durante un periodo superior a doce meses, se sitúa en el 1% para Ingenieros de Minas y en el 1,6% para Ingenieros Técnicos de Minas.

    Todos estos índices se han calculado sobre el total de colegiados (no sobre el de titulados) y sobre el total de inscritos como desempleados. Teniendo en cuenta que cada titulado puede estar inscrito simultáneamente hasta en cuatro titulaciones (o especialidades) distintas, se entiende que el porcentaje real de paro ha de ser muy inferior. Por desgracia, no se dispone de datos para calcular este porcentaje. Utilizando como estimador los datos correspondientes sólo a inscritos con el nombre genérico de la titulación, obtendríamos para ambos colectivos porcentajes en torno al 2%.

    En el estudio sobre empleabilidad de titulados universitarios de la Universidad de Oviedo (2006), elaborado por el Gobierno del Principado de Asturias, se constata que el porcentaje de paro de los titulados en la ETSIMO al cabo de dos años de finalizar la carrera era tan solo del 10%, debiendo destacar que si se tiene en cuenta el porcentaje de titulados que en ese mismo periodo de tiempo ha tenido al menos una experiencia laboral, en el caso de los ingenieros de minas se alcanza un valor del 98%.

    Por otro lado, de los resultados obtenidos hasta el momento en el estudio que está realizando el Consejo Superior de Colegios de Ingenieros de Minas, basado en encuestas dirigidas a sus colegiados, se desprende que en base a los datos de que se dispone solo un 3,54% de los ingenieros de minas colegiados está en paro.

    La situación del mercado laboral para estas titulaciones permitiría, por tanto, un aumento moderado de la oferta de titulados.

    Se observa a través de las diferentes consultas realizadas a estos profesionales que el empleo se produce, mayoritariamente, en sectores de actividad propios de estas ingenierías o relacionados con ellas. Los puestos de trabajo a los que acceden los titulados parecen, en general, satisfactorios y los salarios son adecuados.

    Podemos entender que estos titulados constituyen un colectivo con un buen índice de inserción laboral. En muchas ocasiones, esta inserción se realiza mediante el autoempleo, de manera que los egresados no necesitan inscribirse en las bolsas ni en las oficinas de empleo. Los puestos de trabajo se ofrecen y gestionan mediante canales informales (profesores y Dirección de las Escuelas, contactos personales, Internet, etc.) muy efectivos y ágiles para encontrar profesionales en un mercado en el que a veces escasean.

    Todo lo expuesto justifica la existencia de los estudios de Grado en Ingeniería de Tecnologías Mineras en la Universidad de Oviedo, con objeto de seguir formando profesionales e investigadores en esta rama del conocimiento científico.

    Para la titulación propuesta, sirve de referencia la siguiente titulación que se imparte actualmente en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Minas de la Universidad de Oviedo:

    Denominación del título: Ingeniero de Minas.

    Número de años durante los cuales se ha impartido en la Universidad de Oviedo este título (u otro de características similares): 50.

    Antecedentes históricos.

    El título de Graduado en Tecnologías Mineras, junto con el título de Master en Ingeniería de Minas, sustituyen al actual de Ingeniería de Minas. Éste último título se creó en España en 1777 y en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Minas de Oviedo se imparte desde el curso 1960-61.

    La minería, como conjunto de técnicas utilizadas por el hombre para extraer y beneficiar las rocas y los minerales, nace con la historia de la humanidad. El desarrollo de la minería y la metalurgia ha influido de tal forma en los cambios de los modos de vida del hombre que para estudiar la Prehistoria se la divide en Edad de Piedra, Edad del Bronce y Edad del Hierro en base a los materiales predominantes, así cuando terminan las del cobre y bronce con una duración entre 500 y 1.000 años, nos situamos justo en el inicio de la Edad del Hierro.

    La minería más rudimentaria, que empezó a tomar forma en la Edad de Piedra, nació de la necesidad de crear instrumentos cortantes y duraderos para la caza, el tratamiento de las pieles de los animales, etc. La calidad del material condicionaba los resultados obtenidos, lo que obligaba a una cuidadosa selección de los mismos. Este proceso de búsqueda de productos naturales, que se adaptan con calidad a las necesidades de la sociedad, ha sido el comportamiento universal de la minería de todos los tiempos.

    La Edad del Hierro llega a nuestros días y la Revolución Industrial del siglo XIX se fundamentó en la producción de aceros, a partir de dicho metal. La Gran Revolución Industrial se apoyó en gran medida en los metales ya conocidos, pero su consumo, sobre todo de los aceros, se disparó a niveles insospechados, al formar parte de los elementos de construcción y de los ingenios de una tecnología que, rápidamente, se desarrollaba al amparo de una demanda sostenida.

    Aunque hoy en día se tiene la seguridad de que ciertas técnicas metalúrgicas del cobre se conocieron ya en los milenios VIl y VIII a.C, los primeros vestigios existentes de una minería reconocible, proceden del IV milenio a.C. Las labores consistían en trincheras o zanjas y el arranque se realizaba con mazas de piedra sobre la roca, que previamente se había calentado con hogueras y apagado con agua a fin de provocar su agrietamiento.

    El horno de fundición era tan importante como la mina. Los primitivos artilugios de piedra, donde el mineral y el carbón vegetal llenaban un hueco realizado en la tierra y protegido con paredes de piedra resistente, dieron paso a los verdaderos hornos del siglo XIV a.C. de Timma, en los que una tobera desembocaba a la media altura de una pequeña cuba tapizada de piedra y arcilla. Por la tobera, se insuflaba aire procedente de unos fuelles de piel y en el fondo del horno, existía una cubeta para recoger el metal fundido.

    Sin lugar a dudas, la aparición de la Civilización Romana marca un hito en la minería de todo el mundo y todavía hoy nos asombramos de lo que tal civilización llegó a realizar para obtener el dominio de un gran imperio, basado en gran medida en su poderío tecnológico y su gran organización industrial.

    La minería romana se enfrentó con gran audacia a los retos de explotar a una profundidad mucho mayor que la de sus antecesores. Basta con citar algunos ejemplos: en el Neolítico, se habían alcanzado profundidades de hasta 15 m en las minas de sílex de Spiennes, en Bélgica; en Timma, Israel, se profundizaron pozos de 30 m para extraer el mineral de cobre; pero en Cartagena, algunos pozos superaban los 100 m de profundidad en la época romana. Naturalmente, con la profundidad crecía el problema de las invasiones de surgimientos de agua, que impedían en muchos casos seguir profundizando las labores. Por ello, los ingenieros romanos mejoraron ideas y modelos heredados de Grecia, como las norias y los tornillos de Arquímedes que, en saltos de 4 m y en cascada, extraían el agua de las profundidades.

    Los mineros romanos emplearon siempre útiles de hierro tales como picos, azadas, cuñas, punteros y mazas. También realizaban obras de sostenimiento de los huecos de explotación con madera y muros de piedra y, a veces, cuando el mineral lo justificaba, realizaban obras de mampostería.

    Al referirse a la época actual, muchas veces se habla de la era del carbón o del petróleo y, cada vez más, empieza a hablarse de la era de la sílice y los silicatos. La Unión Europea tiene su origen, precisamente, en la Comunidad Económica del Carbón y del Acero (CECA).

    La producción de cualquiera de los recursos minerales o energéticos, objeto de la actividad minera, responde a la misma secuencia de operaciones:

    Las rocas ornamentales e industriales sólo precisan del tratamiento mineralúrgico. La piedra ha sido, y es, el material más importante para el desarrollo de la humanidad. Su extraordinaria resistencia a la erosión, nos ha facilitado el conocimiento de antiguas civilizaciones. La nobleza y dignidad de su envejecimiento, nos permite disfrutar de legados artísticos y arquitectónicos magníficos. Nuestros antepasados prehistóricos se cobijaban de la lluvia, el frío o el calor en cuevas, es decir; las primeras casas del ser humano al igual que sus herramientas, han sido de piedra. Pero al comenzar la historia durante muchos siglos, por razones económicas y de tradición, la piedra estuvo reservada casi exclusivamente, para la construcción de grandes obras, palacios o edificios religiosos y militares, mientras que la mayor parte de la población vivía en casas hechas de materiales endebles y altamente inflamables.

    Los recursos energéticos, dependiendo de su naturaleza, precisarán de un tratamiento mineralúrgico previo o se someterán, directamente, a los procesos propios (petroquímica, refino, etc.). En el caso de los recursos energéticos, en el título se contemplan también los procesos de generación y distribución de energía a partir de estos recursos.

    De lo anterior, se deduce que los minerales han sido esenciales para el ser humano desde nuestro comienzo. Un suministro adecuado de productos minerales a precios aceptables es la base indispensable de cualquier nación industrial moderna. La demanda de minerales de todo tipo es mayor hoy que nunca antes, y continúa aumentando a medida que las naciones del mundo se esfuerzan por mejorar su nivel de vida. Es tarea de la industria minera ofertar a la humanidad esas necesidades. De ahí la necesidad de la existencia de una titulación que forme en las tecnologías mineras. La función del Ingeniero de Minas es aplicar los conocimientos científicos pertinentes de la teoría, los fundamentos de ingeniería, y la mejora de la tecnología para recuperar y valorizar los recursos minerales.

    El Ingeniero de Minas ha sido en España el primer ingeniero civil. La implantación de las enseñanzas de Ingeniería Minera en España se realiza por Real Orden de 14 de Julio de 1.777, reinando Carlos III. Por ella se crea la Escuela de Minas de Almadén (la Real Academia), donde se inicia la enseñanza teórica y práctica de la Geometría Subterránea y la Mineralogía. Los planes de estudios posteriores incluyen en 1799 la Geognosia y la Geología y en 1827, la Metalurgia y la Química.

    La creación de la Escuela de Minas de Almadén se enmarca dentro de una gran corriente Europea, ya que en 1.767 fue creada la Academia de Minas de Freiberg en Sajonia, en 1.770 la de Schemnitz en Hungría; Rusia establece dos años después en San Petersburgo un Instituto Especial de Minas y en 1.778 se crea la Escuela de París.

    Las razones de la creación de la Escuela de Minas de Almadén hay que buscarlas en un incendio que se declaró en Enero de 1.755 en las labores de la famosa explotación existente en esa localidad, que duró dos años y medio. Como consecuencia del mismo, la mina fue inundada. Por aquel año, vino de Alemania D. Enrique Cristóbal Storr, que trabajó como Ingeniero subalterno de las minas, ascendiendo a Director interino en Julio de 1.757. En premio a sus servicios, restaurando las minas, apagando el incendio y desarrollando la producción de azogues, fue nombrado Director en propiedad por Real Orden de 14 de Julio de 1.777, con la obligación aceptada de antemano por Storr, de enseñar la Geometría Subterránea a los jóvenes matemáticos que se le remitieran de estos reinos y de los de América.

    Los antecedentes de la Escuela de Almadén se encuentran en la Sociedad Vascongada de Amigos del País organizada en Vergara en 1.764, que dirigió su atención a la minería del hierro existente en la región.

    Por Real Decreto de 23 de Abril de 1.835, se traslada la Escuela a Madrid, como se había previsto con anterioridad, quedando la de Almadén como Escuela práctica, debido al aumento en el número de alumnos que acudían de diversas regiones de la geografía nacional. La nueva Escuela se inauguró el 7 de Enero de 1.836, bajo la presidencia del entonces Ministro de la Gobernación, D. Martín de los Heros, pronunciando el discurso de apertura D. José Gómez-Pardo, cuya fundación benéfico-docente ha tenido tanta transcendencia para la minería en general.

    Los nuevos planes de estudio de 1857 y, sobre todo, los de 1890 incluyen la división de las enseñanzas en Ciencias Básicas y Aplicadas y las especializaciones en Laboreo de Minas, Metalurgia, Geología y Electrotecnia, creándose así áreas de actuación de la carrera de Ingeniero de Minas, que persisten en la actualidad.

    La Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Minas de Oviedo se creó por Decreto 1283/59 de 16 de Julio de 1959, como Centro dependiente de la Escuela análoga de Madrid, única que existía en España. Por Orden del Ministerio de Educación Nacional, de 3 de Marzo de 1961, se aceptan los terrenos y edificios cedidos por la Diputación Provincial de Oviedo, para instalar en ellos la nueva Escuela de ingeniería de Minas, Energía y Materiales.

    La creación de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Minas de Oviedo se justificó por la necesidad de formar un mayor número de Ingenieros de Minas en España, localizándose en Oviedo capital del Principado de Asturias, región con gran tradición minera, metalúrgica y energética.

    La ETSIMO inició sus actividades académicas en el curso 1960-61, con el mismo plan de estudios que la de Madrid, dependiendo de ésta administrativamente. Dos años más tarde, la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Minas de Oviedo pasó a funcionar con absoluta independencia académica y administrativa. Con la finalidad de conseguir ayudas para la puesta en marcha del Centro, se solicitó la ayuda del Fondo Especial de las Naciones Unidas. La primera petición fue sometida al Programa de las Naciones Unidas para el desarrollo (PNUD) el 22 de septiembre del año 1964. Tras la correspondiente investigación oficial de los organismos competentes, nacionales e internacionales, sobre el equipo humano que componía el medio docente y las escasas posibilidades de obtención de equipos científicos para docencia e investigación, el 30 de Junio de 1965 se firma el esperado acuerdo, siendo aprobado por el Consejo de Administración de PNUD, en Junio de 1966, el que se denominó PROYECTO SPA/66/511 "Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Minas de Oviedo".

    El Plan de Operaciones del proyecto, que se preparó en Agosto de 1967, se firmó el 20 de Octubre del mismo año por el Gobierno Español, permaneciendo activo hasta finales del año 1974, con el objeto de intensificar las acciones en el terreno de las investigaciones, y con retoques poco importantes en las diversas partidas presupuestarias.

    Por decreto 911/71 de 1 de abril de 1971, se aprobaron los Estatutos de la Universidad de Oviedo por los que la Escuela de ingeniería de Minas, Energía y Materiales de Oviedo quedó integrada en dicha Universidad.

    Posteriormente, con arreglo a las disposiciones de la ley orgánica 11/1983, de 25 de agosto, de reforma universitaria (LRU ), en el año 1986 se constituyen en la Escuela de ingeniería de Minas, Energía y Materiales de Oviedo los Departamentos de Explotación y Prospección de Minas, Ciencia de los Materiales e Ingeniería Metalúrgica y Energía.

    Los planes de estudio que se han impartido en la Escuela de ingeniería de Minas, Energía y Materiales de Oviedo (planes de 1964, 1979 y 1997), han ido incorporando en sus enseñanzas las nuevas tecnologías que el Ingeniero de Minas necesita para desarrollar su actividad. En el actual plan de estudios, plan de 1997, la carrera consta de cinco cursos estructurados en dos ciclos, con una duración de dos cursos el primero de ellos y de tres el segundo, pudiendo el estudiante elegir, a partir del tercer curso, entre cinco posibles intensificaciones: Geología y Geofísica, Laboreo de Minas, Metalurgia y Materiales, Energía y Combustibles y Gestión de Recursos y Medio ambiente.

    El Grado en Ingeniería en Tecnologías Mineras que se propone, junto con el Master en Ingeniería de Minas, sustituirán a la titulación actual de Ingeniería de Minas, que en la Universidad de Oviedo se ha impartido desde su implantación en 1959, en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Minas, ubicada en el nº 13 de la calle Independencia en Oviedo.

    En los últimos años, la demanda de titulación de Ingeniería de Minas en la Universidad de Oviedo se ha estabilizado en 50-60 estudiantes de nuevo ingreso. De estos, 45 se matriculan por primera vez en el Centro, en primer curso de la carrera, y el resto se matriculan en el Centro por primera vez, en el segundo ciclo de la carrera, ya que son titulados en Ingeniería Técnica de Minas. En la tabla 2.6.1 puede verse la evolución del número de alumnos matriculados por primera vez en la ETSIMO, así como la de egresados.

    Tabla: Evolución del número de alumnos matriculados por primera vez en la ETSIMO y de egresados.

    Curso académico 2005/2006 2006/2007 2007/2008 2008/2009
    Nº alumnos nuevo ingreso en primer ciclo 58 44 32 45
    Nº alumnos nuevo ingreso en segundo ciclo 25 7 13 10
    Nº alumnos totales de nuevo ingreso 83 51 45 55
    Nº alumnos egresados 74 82 68 44

    Número de universidades españolas en las que se imparte actualmente la carrera de Ingeniero de Minas: La titulación de Ingeniería de Minas se imparte actualmente en 5 universidades: Politécnica de Madrid, Oviedo, Vigo, León y Politécnica de Cataluña

    1. La minería resulta muy intensiva en consumo de energía y arranca bastante más materia de la naturaleza que la que constituye el propio mineral o roca aprovechable.
      Esto acarrea dos consecuencias importantes desde el punto de vista medioambiental. Por un lado, puede provocar importantes impactos visuales por acumulación de materiales residuales en la superficie (escombreras, huecos de mina), además de otros efectos sobre las aguas superficiales y una alteración de la biodiversidad de la zona. Desde otro punto de vista ambiental, el mero hecho de consumir gran cantidad de energía y materia supone una afección importante al mantenimiento de los recursos naturales.
      Por todo ello, se diseñan políticas "sostenibles" de reducción de consumo de materiales escasos o contaminantes, de reciclado de residuos producidos por la explotación de los recursos minerales, y, sobre todo, la elección de los yacimientos, de tal forma que se sitúen en el lugar apropiado, que sus características sean las menos impactantes (por ejemplo, que la generación de residuos sea menor, minería subterránea que es menos agresiva), y sobre todo, que la calidad del depósito mineral sea la mejor posible (riquezas o leyes muy altas, facilidad de concentración, escasa energía de liberación de las partículas de minerales, etc.).
    2. La minería también resulta intensiva en el capital inicial para su descubrimiento y puesta en marcha, y, además, se encuentra sujeta a un gran número de incertidumbres.
      La minería necesita equipos humanos y técnicas especializadas para el descubrimiento de nuevos yacimientos y para las instalaciones de la explotación y el tratamiento de sus minerales. Además, ello supone importantes inversiones que, a gran escala, se encuentran lejos de muchas compañías de tipo medio.
    3. Otra característica se refiere a la incertidumbre que acompaña a las inversiones dedicadas a la exploración de los recursos minerales y a los precios que éstos alcanzarán en los mercados terminales. A tales riesgos se unen aquellos derivados del aprovechamiento de los recursos de la naturaleza: variabilidad de las leyes y de los comportamientos ante los procesos fisicoquímicos a los que serán sometidos, las legislaciones cambiantes, la situación política de los países en vías de desarrollo y otros muchos más.
    4. Pero la minería también produce grandes éxitos económicos; ha sido pionera en muchos aspectos del control ambiental y resulta un motor para la riqueza de los pueblos, y, sobre todo, en aquellos lugares donde apenas existen otras alternativas de desarrollo.
      • Exploración y prospección de los recursos geológicos (minerales, rocas, combustibles fósiles, agua, espacios subterráneos, etc.).
      • Extracción de materias primas, obra civil, industria de la energía (Recursos energéticos, generación y utilización de la energía).
      • Metalurgia y materiales tradicionales (aceros, metales, materiales de construcción, etc.) y avanzados.
      • Generación, transformación y gestión de la energía para sus distintas aplicaciones, haciendo especial énfasis en asuntos tan importantes como la vulnerabilidad y la seguridad del suministro energético, el carbón sostenible, el papel de la energía nuclear en el futuro, las energías renovables, la cogeneración (electricidad y calor), la protección del medio ambiente, los costes y los precios de la energía, etc.
      • Gestión de recursos reutilizando residuos industriales y mejorando los balances térmicos por su repercusión económica y sobre el medio ambiente.
      • Empresas energéticas como HC Energía con una potencia instalada de 2400 MW (Hidráulica 433 MW, térmica de carbón 1535 MW y térmica de ciclo combinado 432), Unión Fenosa (térmica de carbón 595 MW), Iberdrola (térmica de carbón 513 MW), Eólica de la Cuenca Central Asturiana, S. A. (ECCA, S. A.) participada por HUNOSA y Ecyr compañía de renovables de ENDESA.
      • Empresas mineras como HUNOSA, Carbonar, Hulleras de Coto Cortes, Coto Minero de Tineo, Sociedad Hullera Vasco-Leonesa (zona limítrofe entre Asturias y León), Minersa, que es el mayor productor en Europa de concentrados de espato flúor con una capacidad de producción de 150.000 t. Además existen numerosas explotaciones de áridos y roca ornamental, entre las cuales se pueden destacar: Cantera del Naranco, S.A. Tudela Veguín, Canteras Hermanos Coto S. L., Canteras La Belonga S.A., Sílices la Cuesta, Lafarge Áridos y Hormigones S.A.U., Asturiana de Calcitas S. L., Canteras Mecánicas Cárcaba, S.A, Caleros de Brañes S. L., Canteras El Orgaleyo, S.L. Cantera El Reguerón, S.L., Cantera La Atalaya, S.L., Cantera Grado S.L., Calizas La Doriga, S.L, Calizas Ornamentales de Asturias, S.A. etc.
      • Colegio Oficial de Ingenieros de Minas del Centro: 2730 colegiados
      • Colegio Oficial de Ingenieros de Minas de Levante: 282 colegiados
      • Colegio Oficial de Ingenieros de Minas del Nordeste: 218 colegiados
      • Colegio Oficial de Ingenieros de Minas del Noroeste: 2332 colegiados
      • Colegio Oficial de Ingenieros de Minas del Norte: 223 colegiados
      • Colegio Oficial de Ingenieros de Minas del Mediodía: 337 colegiados
    5. En la siguiente tabla figura un resumen del estudio de campos de actuación para Ingenieros de Minas. Encuesta a Ingenieros de Minas e Ingenieros Técnicos de Minas.
      1. Investigación geológico-minera: Localización del yacimiento, investigación de detalle, modelización del yacimiento, evaluación de reservas.
      2. Proyecto de explotación: Definición del método de explotación, proyecto, estudio de viabilidad, estimación de reservas explotables.
      3. Explotación:
        • Minería a cielo abierto o subterránea: minerales metálicos y no metálicos, combustibles sólidos, rocas industriales y ornamentales, materiales de construcción.
        • Sondeos de captación y explotación: combustibles líquidos y gaseosos y aguas subterráneas.
        • Minerías especiales.
      4. 4. Tratamiento para obtener un producto utilizable (Mineralurgia y Metalurgia), comercialización, aplicación, etc.
        Las diferencias aparecen, fundamentalmente, en los aspectos de tratamiento. Así, los minerales metálicos se someten a un proceso mineralúrgico (normalmente en mina) y a otro metalúrgico (fuera de la mina).
    Extinción del plan de estudios

    Adaptación al grado

    A la espera de conocer la normativa que, con carácter general, elabore la Universidad de Oviedo al respecto, y procurando siempre evitar que los posibles estudiantes afectados resulten perjudicados por el proceso, se ha diseñado un procedimiento de adaptación de asignaturas que detallamos en la Tabla siguiente:

    Ver tabla de adaptación al grado

    Enseñanzas que se extinguen por la implantación del título propuesto

    La implantación del Grado en Ingeniería de Tecnologías Mineras por la Universidad de Oviedo supone la extinción de los Estudios actuales de la titulación de Ingeniero de Minas (Plan de Estudios 1997, BOE 19 de Marzo de 1997).