Noticias

  • Francesco Tonucci reivindica las ciudades de las niñas y de los niños en su acto de investidura como doctor 'honoris causa'

    31 de Marzo 2017

    "El alcalde que aprende a escuchar a los más pequeños se convierte realmente en el alcalde de todos", afirma el prestigioso pedagogo italiano

    En el centro, el rector Santiago García Granda y Francesco Tonucci.

    El rector de la Universidad de Oviedo, Santiago García Granda, ha investido esta tarde doctor ‘honoris causa' al psicopedagogo, pensador y dibujante Francesco Tonucci, "Frato" (Fano, Italia, 1940), considerando los extraordinarios méritos que ha acumulado a lo largo de su carrera en el campo de las Ciencias de la Educación, con especial relevancia y ejemplaridad para la transformación de los ecosistemas urbanos desde la defensa de los derechos de la infancia y la participación ciudadana de niñas y niños. El solemne acto se ha celebrado en el Paraninfo del Edificio Histórico.

    Santiago García Granda resaltó que se trata del primer doctor ‘honoris causa' designado por el actual equipo de gobierno, y es por tanto "una cuestión simbólica e intencionada que sea este ámbito, el educativo, el de la formación, el que hoy reconozcamos pues supone destacar la importancia de los referentes pedagógicos, críticos y participativos para la mejora de la práctica docente". Por su parte, la profesora Carmen Fernández Rubio, directora del Departamento de Ciencias de la Educación de la Universidad de Oviedo, actuó como madrina de Frato y pronunció su ‘laudatio'.  

    Francesco Tonucci "Frato" expresó su "profundo agradecimiento" a la institución académica por esta distinción, y aprovechó su intervención para defender "la ciudad de las niñas y de los niños como una nueva filosofía de gobierno" en el ámbito local. Desde su punto de vista, "el alcalde que aprende a escuchar a los más pequeños se convierte realmente en el alcalde de todos". Asimismo, el pensador señaló que, ante los importantes retos que atraviesa la sociedad a nivel internacional, "lo imprevisto, el hecho inesperado, puede ser la fantasía y la creatividad de los niños". "Probablemente, con su ayuda podamos salvar nuestras ciudades y nuestra política", señaló.  

    (Imagen del banner de portada: Universitat de Lleida).

    Imágenes:


Buscar