Noticias

  • Un estudio sitúa en más de 350.000 años el origen de la cueva Torca La Texa en los Picos de Europa

    26 de Octubre 2015

    Investigadores de la Universidad de Oviedo revelan cómo se formó esta sima, ubicada a un kilómetro de los Lagos de Covadonga, durante el Pleistoceno Medio o incluso en épocas previas

    Torca La Texa se encuentra en el Parque Nacional de los Picos de Europa, donde se localizan el 14% de las simas más profundas del mundo.

    La cueva Torca La Texa, situada a un kilómetro al sur de los Lagos de Covadonga, se originó hace más de 350.000 años, durante el Pleistoceno Medio o incluso en épocas previas. Esta es una de las principales conclusiones a las que ha llegado un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Oviedo que ha sido publicado en la revista internacional Geomorphology.

    Torca La Texa se encuentra en el Parque Nacional de los Picos de Europa, donde se localizan el 14% de las simas más profundas del mundo. La cueva objeto de estudio incluye 2,6 kilómetros de conductos subterráneos que alcanzan una profundidad máxima de 215 metros. Daniel Ballesteros, investigador del Departamento de Geología y primer firmante del artículo, destaca que, con sus 350.000 años, Torca La Texa es mucho más antigua que la última glaciación que modeló el relieve de la Cordillera Cantábrica entre hace 120.000 y 11.600 años.

    De hecho, según Ballesteros, esta cueva debe formar parte de las simas de más edad de la Cordillera Cantábrica ya que se encuentra en sus zonas más altas, a diferencia de otras cavidades de la costa asturiana, como Tito Bustillo o El Pindal, donde no se han obtenido edades superiores a 300.000 años.

    Los trabajos realizados han revelado que el origen de Torca La Texa comenzó con el desarrollo de dos niveles de galerías horizontales cuando la cota freática (la superficie de la masa de agua subterránea) se encontraba entre 1.170 y 1.270 metros sobre el nivel de mar actual. Daniel Ballesteros añade que hoy el nivel freático se encuentra a 835 metros sobre la rasante del mar, lo que indica que se ha producido un descenso de 400 metros. Esta caída propició que los cursos de aguas subterráneas adquirieran trayectorias descendentes y generaran cascadas en pozos verticales de hasta 100 metros de profundidad. Este fenómeno fue causado por el levantamiento del relieve de los Picos de Europa, al que, según recuerda este investigador, también se asocia el encajamiento de los ríos y la formación de cañones y desfiladeros como la Garganta del Río Cares.

    El estudio consistió básicamente en el levantamiento de la topografía de la cueva, la confección de un modelo 3D de la cavidad y la elaboración de un mapa geomorfológico de la sima. Daniel Ballesteros subraya que estos documentos muestran que la cavidad estudiada está formada por una compleja red de pozos verticales, galerías horizontales y rampas inclinadas que se comunican entre sí. En su interior, estos conductos presentan sedimentos de ríos subterráneos, espeleotemas (estalactitas, estalagmitas y coladas) y desprendimientos de rocas.

    El trabajo apunta a que la cavidad, con 2,6 kilómetros de conductos subterráneos, forma parte de las más antiguas de la Cordillera Cantábrica

    Para conocer la edad de los diferentes momentos en los que se formó la cueva, los investigadores realizaron también dataciones de estos espeleotemas mediante el método de desintegración radiactiva del Uranio/Torio. El sistema, que se aplicó sobre cuatro espeleotemas, concluyó que tres tienen una antigüedad de 65.000, 156.000 y 185.000 años. El cuarto superó el límite de detección de la prueba por lo que únicamente puede decirse que tiene más de 350.000 años.

    Los investigadores tuvieron que solicitar la colaboración de varios grupos de espeleología para realizar el trabajo de campo debido a las dificultades de acceso a la gruta. Los equipos que prestaron su apoyo son: Polifemo de Oviedo, el Diañu Burlón de Corvera de Asturias, el Cuasacas de Trubia, el GES Montañeiros Celtas de Vigo y la SIS del Centre Excursionista de Terrassa.

    El estudio ha sido publicado en la revista internacional Geomorphology, una de las publicaciones con más impacto en su área de conocimiento. Este estudio forma parte asimismo de la tesis doctoral de Daniel Ballesteros, centrada en la geomorfología y geología de las cuevas de Picos de Europa, dirigida por los profesores Montserrat Jiménez Sánchez y Joaquín García Sansegundo, del Departamento de Geología de la Universidad de Oviedo.

    La tesis está financiada por el Programa Severo Ochoa y por el proyecto "Caracterización geomorfológica y geocronológica de cavidades kársticas en el Parque Nacional de Picos de Europa" (GEOCAVE), costeado por el Organismo Autónomo de Parques Nacionales. El trabajo está incluido también dentro de las actividades del Grupo de Investigación GeoQuo de la Universidad de Oviedo en el que participan además científicos del Instituto de Ciencias de la Tierra Jaume Almera (CSIC) de Barcelona y de la Unidad de Oviedo del Instituto Geológico y Minero de España. El estudio ha contado además con la colaboración de la dirección y personal del Parque Nacional de los Picos de Europa y de sus pastores.

    Artículo

    "A multi-method approach for speleogenetic research on alpine karst caves. Torca La Texa shaft, Picos de Europa (Spain)"

    Geomorphology 247 (2015) 35–54

    Daniel Ballesteros, Montserrat Jiménez-Sánchez, Santiago Giralt, Joaquín García-Sansegundo, Mónica Meléndez-Asensio


    Fotos: Santiago Ferreras y Daniel Ballesteros

    Portadas de la ciencia. Actividad Financiada parcialmente por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología –Ministerio de Economía y Competitividad.

    Imágenes:


Buscar