Noticias

  • Científicos de la Universidad de Oviedo contribuyen a descifrar el genoma del orangután

    26 de Enero 2011

    Los resultados, que publica Nature en portada, aportan nuevas claves para entender la evolución de los homínidos

    Investigadores del Instituto de Oncología de la Universidad de Oviedo, pertenecientes al equipo liderado por Carlos López-Otín, y del Institut de Biologia Evolutiva (UPF-CSIC) de Barcelona han contribuido a descifrar el genoma del orangután, el homínido más alejado del ser humano con quien compartió un antepasado común hace más de 12 millones de años. Este estudio es fruto de la colaboración de más de 30 laboratorios de 7 países, coordinados por Devin Locke de la Washington University (EE.UU).

    La aportación española al trabajo, que es portada en la revista Nature, ha sido coordinada por Arcadi Navarro, catedrático de Genética de la Universidad Pompeu Fabra y Profesor de Investigación ICREA del Institut de Biologia Evolutiva (UPF-CSIC); Tomás Marqués-Bonet, jefe del grupo de Genómica de Primates del mismo Instituto y Carlos López-Otín catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Oviedo.

    La determinación de los más de tres mil millones de pares de bases que constituyen el genoma del orangután se suma a la de los genomas humano y de chimpancé, secuenciados anteriormente, y permite obtener una visión más precisa del proceso evolutivo que dio lugar a la aparición del ser humano. La comparación de estos genomas, con más de un 97% de identidades entre humano y orangután, ha mostrado las diferentes presiones evolutivas a las que se enfrentaron los antepasados de estas tres especies, y las notables diferencias en los cromosomas del orangután respecto a los demás homínidos. Asimismo, la comparación de las dos especies de orangután existentes, de Borneo y de Sumatra, ha revelado la existencia de importantes cambios poblacionales entre ambas. Así, se ha determinado que durante los últimos 400.000 años los orangutanes de Sumatra tuvieron una gran expansión poblacional, mientras que los de Borneo experimentaron un declive. Sin embargo, el número actual de orangutanes de Sumatra es mucho menor que el de los de Borneo, debido fundamentalmente a factores derivados de la intervención humana. El conocimiento de sus diferencias genéticas podría ayudar en los esfuerzos de conservación de ambas especies de orangutanes que se encuentran en grave peligro de extinción.

    Carlos López-Otín afirma: "El estudio comparativo detallado de múltiples familias de genes en los genomas humano, de chimpancé y de orangután indica que en la evolución humana ha habido una presión evolutiva importante sobre los sistemas inmune y reproductivo". Por su parte, Arcadi Navarro ha señalado que "los estudios sobre la organización genómica del orangután permitirán obtener información valiosa sobre los mecanismos de reorganizaciones cromosómicas que tienen lugar en enfermedades como el cáncer".

    Contribución española
    La participación española en este proyecto deriva del trabajo de los investigadores Tomás Marqués-Bonet de la Universidad de Washington en Seattle y el IBE (UPF-CSIC), Rui Faria, Olga Fernando, Fleur Darré, Domènec Farré, Elodie Gazave, Meritxell Oliva y Arcadi Navarro, del mismo Instituto y Víctor Quesada, Xose S. Puente, Gonzalo R. Ordóñez y Carlos López-Otín, de la Universidad de Oviedo. El grupo del Dr. Navarro ha estudiado la organización de los cromosomas del orangután respecto a otros homínidos, lo cual ha permitido reconstruir varios acontecimientos de importancia en la diferenciación de las distintas especies de homínidos. Por su parte el Dr. Marqués-Bonet ha liderado el análisis de duplicaciones y reorganizaciones estructurales en comparación con otros homínidos. Además, el grupo del Dr. López-Otín ha estudiado en detalle diversas familias de genes frecuentemente asociados con enfermedades y que muestran importantes diferencias entre humanos y orangutanes.

Buscar